Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

Centro Cultural Torquato Tasso


24/02/2005

Vistas : 2364

RECORDAR


Escenas de bailes de tango pintadas cuelgan de las paredes. Luces de tenues colores crean el clima intimista ideal. El lugar está colmado de espectadores. Algunos cenan. Otros comparten un buen vino. Colores. Música folklórica en el ambiente. Un bordó furioso marca el escenario. Brilla. Se destaca.
 
El jujeño Bruno Arias es el encargado de abrir la noche de gala. Zamba de los Mineros, el Tristecito, son algunas de las composiciones que elige para empezar su presentación. Con una voz fresca y joven, Bruno agradece la ovación a cada una de sus interpretaciones. Muchos turistas miran hipnotizados al joven de El Carmen. Algunos ya lo conocen de alguna otra presentación. Acompañado en vientos por Felipe Pompoño, recorren los espacios de la tierra del norte.
 
El alma del charango
Hablar del charango es decir sin obviar un nombre: Jaime Torres. Vestido de impecable negro, al igual que todos sus músicos, subió al escenario, donde en seguida se llevó el reconocimiento del público en aplausos y gritos. Con anécdotas sobre su instrumento, contó que en sus primeros pasos con el charango, le fue difícil conseguir cuerdas para el mismo en Buenos Aires, donde todavía no estaba muy difundido el instrumento. Y reconoció que aprendió a tocarlo en Buenos Aires.
 
Walter Galarza y Manuela Torres, hija de Jaime, fueron los cuerpos que le pusieron movimiento a la música de la noche. Ella de negro. Él de colores grises y tostados. Delante del conjunto musical, zarandearon y zapatearon, giraron e hicieron bailar al pañuelo.
 
Emocionado por concluir el ciclo de presentaciones en el Centro Cultural Torquato Tasso, Jaime agradeció por el afecto y el cariño tanto del público, como de la gente que colaboró para que todo se pudiera desarrollar con normalidad.

Desde el fondo del salón, una sucesión de vientos andinos soplaba con sonido e intensidad. Los integrantes de Causay, fueron los responsables de recrear el clima andino en pleno barrio de San Telmo. Música tradicional de los Andes en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, una zona de casas antiguas, de calles empedradas y donde transcurrió gran parte de la historia fundacional de la ciudad.
 
Jaime fue acompañado por Daniel Pérez en guitarra, Leo Carabajal en vientos y cuatro, Felipe Pompoño en vientos, Federico Siciliano en guitarrón, piano, acordeón y bongó y Bruno Arias y Rafael Palomin en percusión.
 
En definitiva, un espectáculo impecable e integral, con danza, muy buena música y chistes santiagueños a cargo de Leo Carabajal. Imperdible.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios