Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

EL NEGRO, SIEMPRE VIGENTE


18/05/2009

Vistas : 2113

RECORDAR


Los conciertos anunciados de Víctor Heredia en el ND Ateneo los días 16 y 23 de mayo para presentar Ciudadano, su nueva creación producida por Guillermo Vadalá, también prometían un resumen de los mejores temas de su historia con la música, por eso arrancó, como no podía ser de otra manera, puntual a las 21 con “Amanecer frente a tu casa”, del disco Un día de gracia y continuó con “Potosí”, de Taki Ongoy.

Con “Te Esperaré”, el cantante y escritor junto a su banda ahora sí mostraban el flamante material nominado a los Premios Gardel 2009, como mejor álbum canción testimonial y ganador de Festival Viña del mar 2009. 

“Para la siguiente canción decidí incluir una frase tremenda de Martin Luther King porque aún hoy hay pueblos que son absolutamente vapuleados”, explicaba Víctor antes de tocar “En las alas de lo perdido”, que da cuenta de la realidad que viven nuestros pueblos originarios, por eso la expresión del líder pacifista asesinado se acopla de manera perfecta en el mensaje: “Ahora yo debería ser incandescentemente claro”, a lo que agrega: “para que no olvides a esos pueblos degradados, ignorados, olvidados y devastados”.

 “Primero nació como poema, así solito, desnudo…así que la mandé a Cuba para ver si un sastre le podía hacer un vestidito”, diría el cantautor antes de entregarse a recitar la letra de “Lo cierto y agua”, de autoría compartida con Silvio Rodríguez. Siguió con “Mariposa de Bagdad”, escrita con Luis Gurevich, “Madrecita cautiva”, creada con Jorge Fandermole, “Mandarinas” y “Bailando Con Tu Sombra”, tema que también supo recrear Abel Pintos, entre otros.

“Hay un debate que es bajar la edad de imputabilidad de los más chiquitos. Y aún cuando es comprensible que cumplan una condena por hechos aberrantes, opino que es conveniente entender a los que hoy son victimarios, porque ayer fueron víctimas. Se me ocurre que antes de pedir represión, es necesario pensar que primero debieran tener un lápiz y no un cigarrillo de Paco en la mano … tendrían que tener un pupitre en una escuela para sentir esperanzas como nuestros hijos y no un trapo para limpiar nuestros parabrisas en la avenida 9 de Julio”, decía para dar lugar a “Demasiado”, un tema cumbiero que denuncia, como hiciera también León Gieco con su “Angel de la bicicleta”, la permanente injusticia en que viven miles de jóvenes en nuestro país.

Continuaron con “En la esquina del tiempo”, “Ciudadano”, “Para que nunca se te olvide” y para ir asomando la despedida “Ojos de cielo”. Para los bises ante un público de pie quedarían ya clásicos como “Mara”, “Fogata de amor” y “Sobreviviendo”Víctor Heredia demostró una vez más su vigencia y el compromiso con su pensamiento reflejado en buenas canciones.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios