Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


29/01/2009

Vistas : 1735

RECORDAR


"Envuelto en llamas" se fue El Chaqueño Palavecino de Cosquín porque no le alcanzó el tiempo para brindar todo su repertorio. Cumplió con lo establecido por contrato y no aceptó los bises concedidos por la Comisión Organizadora del Festival. El público se fue desilusionado.

“Yo pedí cantar más temprano y cuando firmamos el contrato con la Comisión me dieron una hora y cuarto. Sabía que no me iba a alcanzar”, dijo El Chaqueño en conferencia de prensa luego de su actuación. “Me pidieron que vuelva al escenario pero ya no voy bien. El cantor tiene que actuar con ganas y estar bien con la gente, no estoy volteando un quebracho para descargar la bronca”.

“No pude conseguir media hora más -insiste el artista salteño-, es como que estés comiendo y te estén hablando de atrás, no podés meter el puchero a la boca. Pero le canté todo lo que pude a la gente, le puse uno tras otro, como cachetada de loco”, confiesa.

“Si yo estoy sirviéndole al Festival, déjenme hacer lo mío bien. Pero también tengo que cumplir lo otro, que de ultima pacté en una hora y cuarto. Quiero que lo entiendan, es algo que no pude arreglar antes”, asegura con los ceños fruncidos, mientras analiza que “tampoco se podía cantar a las cinco de la mañana cuando hay chicos dormidos o  señoras grandes que le duele todo”.

Sin embargo, entiende que “la gente se quedó con ganas de más, pero ya se había terminado el tiempo”. “Yo los acostumbré a cantar mucho”, expresó a modo de reproche interno.

“Yo acá me gané un lugar, no me regalaron nada. Una noche como esta -haciendo referencia a su convocatoria- se deben pagar cuatro de las anteriores. Por eso, no sé si vuelvo a Cosquín, si arreglamos un poco más de tiempo o no. Yo no soy el dueño del festival, pero tengo gente grande que me sigue y no me puede esperar hasta las cinco de la mañana, por eso pedí actuar temprano, por ellos”, aclaró.

Ahora bien, sin tomar partido, pasemos en limpio el enojo del Chaqueño. Pidió actuar en un horario central y se lo concedieron. Entonces, en el contrato firmaron por un espectáculo de una hora quince minutos. Se excedió por escasos minutos de lo pactado, sin embargo, la Comisión -al notar el delirio del público- le concedió bises pero él no los utilizó.

“No defraudé a nadie, soy de dejar el alma con la gente y le voy a agradecer a Dios eternamente por darme la posibilidad de llegar a ellos. Si canté a esta hora es por defender a mi público. Esto no es una rebeldía, sólo me faltó tiempo”, finalizó el cantor del pueblo “Envuelto en llamas”, como el titulo de su canción, mientras que afuera la multitud se sentía desilusionada y con ganas de más.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios