Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


27/01/2009

Vistas : 2906

RECORDAR


Sólo hay que dejarse llevar. De fondo se escucha un disco de Divididos, mientras que el escenario de la peña La Fisura Contracultural se prepara para recibir a su anfitrión: Jorge Luis Carabajal, que llegará con una propuesta inclusiva y abierta, donde el patio santiagueño de su niñez aparecerá en cada chacarera.

La Fisura, que nació hace cinco años atrás, sembró en el circuito peñero de Cosquín un código folklórico que cruza la música nativa con la cultura electrónica y el rock.  Así, se convirtió en un ambiente favorito entre los más jóvenes. Su popularidad y convocatoria van en asenso.

Concurren chicos en “cuero”, otros, en cambio, lucen en sus remeras el rostro del “Che” o Jacinto Piedra, en igual medida. Las rastas -en algunos- no faltan, al igual que los reggaes en los entretiempos. El piso es el descanso preciado para aquellos que quieren ocupar las primeras filas, al borde del escenario.

A ambos costados de la pista se ubican las personas mayores, que siguen de cerca la inconfundible forma que Jorge Luis toca una chacarera: “Tiempo de Pandorgas” se llama y describe la felicidad de remontar un barrilete.

El pogo aparece al ritmo de un gato y el compromiso en “Olor a goma quemada”, entonces el anfitrión toma ahora el papel de locutor y pronuncia nombres como el del charanguista Hugo Cardona, Fulanas Trío, Ultravioleta o Pacheco Dúo, para dar cuenta de la diversidad de propuestas que rondan alrededor de la Contracultural.

Es domingo y el cartel anuncia a lo grande la actuación de otro santiagueño. Pasadas las cinco de la mañana, horario perfecto para algunos rezagados, Raly Barrionuevo llega para despuntar el alba a fuerza de potentes chacareras.

El clima es sublime y Raly lo nota. En él también se ven signos de diversión, es que el público arenga cada uno de sus movimientos y corea estrofas de sus creaciones compositivas.

Dispara “El activista”, “Hasta siempre” y la pista se inunda con la danza al ritmo de  “Circo criollo”, “Donde alguien me espera” y “Chacarera del exilio”, para que su presentación sea definitivamente inolvidable.

Ya es lunes. La Froderband debuta en el circuito peñero de Cosquín con una propuesta eclesiástica y original, que mantienen el clima festivo que necesita respirar este patio santiagueño levantado en Córdoba. También actúan Correntada, Che joven y Los Lugones, entre otros.

Atrás del escenario, la santafecina Mariel Trimaglio luce sus mejores poses para las fotos. Toca algunos accesorios de unos instrumentos de percusión arrumbados en los pasillos y sale a comerse la cancha.

Esta vez será una artista que vivirá desde otro costado una noche en La Fisura. Ya no como una simple espectadora que se divierte como en ningún otro lugar. Abre con “Campo afuera” y todos la escuchan con atención. Luego, aparecen “Corazón en llamas” y “Alma de rezabiale” para obtener el tesoro más preciado del publico: el aplauso.

El apoyo que recibió La Fisura Contracultural en la pasada media década, no es consecuencia del azar o moda, es, en definitiva, el resultado de haber conseguido un importante espacio de encuentro para la juventud, pero sobre todo, una vidriera para aquellos artistas que no son recibidos en otras peñas. Y para disfrutarla, sólo hay que dejarse llevar.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios