Notas
ENTREVISTA

“NO CREO EN LOS NIÑOS QUE TRABAJAN


08/08/2008

Vistas : 1595

RECORDAR


Un día como hoy de hace 71 años nacía Jorge Cafrune. Aquí Yamila habla de su infancia, de la ausencia de su padre y de la relación que tenía con él.  Reflexiona sobre la explotación infantil y cuenta cómo será el libro que está escribiendo.

El domingo muchos adultos volverán a ser niños, pero Yamila es afortunada. Y no sólo por sus dos pequeños hijos que tuvo junto a Esteban Cruz, con quien además  comparte su último disco “Bien de Familia”, sino que para ella, recordar a su padre -el entrañable Jorge Cafrune- significa un viaje directo hacia su infancia. Entonces, siempre esta volviendo a aquellos maravillosos años.

Para que la imaginación sea precisa, propone que regresemos cuarenta años atrás a Los Cardales, ubicado a 70 kilómetros de Capital Federal.  “Yo me crié ahí, en el primer barrio cerrado que surgió, a 5 kilómetros del pueblo. No teníamos ni plaza, ni juegos, ni compañeritos al alrededor. La casa más cercana estaba a diez hectáreas, que era lo que media nuestro campo”, cuenta Yamila, que debutó artísticamente en 1992 en un acto  homenaje a su papá.

¿Entonces cómo fue tu infancia?

-¡Muy linda! lo que más sentí fue la ausencia de mi padre porque no estaba, eran muy pocos los días que pasábamos juntos. Yo nací en un ambiente así, pero a pesar de saber que era su trabajo veía sus ausencias en momentos que lo necesitaba, cuando tenía un acto en la escuela y estaban los papás de mis compañeritos pero faltaba el mío. Pero si me iba a buscar de sorpresa a la escuela ¡era una gran felicidad!. Al día de hoy mis hijos saben que cuando sus papás se van de gira no es de vacaciones, saben que estamos trabajando.

¿Cómo era la relación que tenías con él?

- Muy buena y disfruté todos los momentos. Recuerdo una vez que me trajo de Estados Unidos una muñeca  último modelo, en épocas que todavía no habían tantos juguetes importados en el país. Me gustaba, la miraba y la dejaba en la caja para ir a jugar con bolitas de barro, en la piletita de arena o en la hamaquita que me había hecho hacer.

¿Muñeca último modelo?

-Sí, cada vez que él venía trataba de darnos las cosas que no nos podía regalar todos los días. Un día vinimos a Buenos Aires y le compró una bicicleta a mi mamá, a mí y mi hermana del medio, a la menor no porque era muy chiquita. Y como yo era la mayor  me regaló la más grande, que la tengo hasta el día de hoy.

Ya es de colección…

-Tiene treinta y un año, le puse dos espejos, una bocina y ahora la tengo que pintar otra vez porque esta destruida. La conservo y nunca la quisimos vender porque me la regaló el papi, es como esa propaganda que todo se puede comprar menos la bicicleta del nono.

La tengo cuando tenía once años, cuando a mi mamá la tuvimos que internar y yo me iba en bici al hospital y cuando nació mi hija y la llevaba envuelta en la campera.

¿Y la relación con tus hijos?

-Es hermosa aunque soy muy estricta. Soy una mamá grande, tengo cuarenta y dos y la más grande tiene nueve años. Yo quiero que se porten bien y que estén educados. Trato de no acaparar la educación de mis hijos, más allá de que no sé lo que es que un padre intervenga en la educación. Entonces quiero aprenderlo con mis hijos y mi esposo. Y hablamos de lo que en su edad pueden entender de sexo, de droga. Evito que miren muchas cosas pero otras no, para que aprendan.

¿Radicarse en Cañuelas (Provincia de Buenos Aires) fue una elección para la crianza de tus hijos?

- Queríamos que se criaran en un lugar así, que más que computadora jugaran a las bolitas. Está bien aprendan a usarla porque no nos podemos retrotraer al 1900, pero que sepan que se pueden divertir comiendo mandarinas del árbol, que lo hacen, o sabiendo que las gallinas tienen plumas antes de llegar al supermercado. Además de la tranquilidad que brinda Cañuelas.

“Yo soy un niño” es una canción de tu esposo que grabaron en el disco “Bien de Familia”, que habla de los chicos que trabajan en diferentes cosechas. ¿Qué pensás sobre que “El Chinito”, de diéz años, festeje el día del niño actuando en un estadio de Córdoba?

-No creo en los niños que trabajan. Si yo sé que esta estudiando y ese sólo día va a cantar y lo toma como hobby, me parece fantástico. Pero si lo toma como trabajo, donde tiene  que cumplir determinado espacio sobre el escenario, y no tiene tiempo para estudiar, estar con los nenes y jugar, ya es considerado para mi explotación. Los padres que llevan a sus hijos a los casting es como darle al nene la cuchara con dulce de leche pero después es difícil que dejen el pote.

 Yo no veo mal que un papá le enseñe a su hijo a alambrar o a ordeñar una vaca, que un papá zapatero le enseñe a su hijo a cambiar una suela. Lo que veo mal es cuando al niño se le terminan los derechos por el trabajo. Me parece bien que el niño acompañe a su papa a cosechar pero que no coseche, me parece bien siempre y cuando se le respete los horarios de estudio y ocio, porque  si estudia y tiene juegos es saludable y no va a tener los problemas psicológicos y físicos por trabajar.

Decís que tus tres últimos discos son solidarios…

-Son solidarios porque, de lo que se vende, la mitad va para Yamila para reponer las copias, y la otra, le preguntamos a la persona que nos contrata a quien se lo podemos dar, entonces generalmente va para un hogar de chicos discapacitados.

El disco “Bien de Familia” tiene muchos sentimientos…

-Tiene trece temas, de los cuales seis son de Esteban. Hay canciones que la canta él sólo, otras yo sola y el resto juntos. El primer tema, Me muero si no estás, es para una pareja, que lo escribió para nosotros dos. Capitán de tu sueños habla de lo que él le quiere dar a su hija, y Ángel de la guarda es una canción de cuna para una mamá como yo que se va de la casa y no puede acunar a su hijo. Es el disco de Esteban con Yamila, para la familia de todos, acá no está la pareja, sino la pareja de todos. El amor que sentimos mi marido y yo es el mismo amor que siente cualquier matrimonio.

Hace tres años que estás escribiendo un libro sobre Jorge Cafrune, tu padre…

-He leído cada pavada de mi viejo…. (se ríe) entonces por eso estoy haciendo un libro. Va a ser biográfico, pero no contado a través de lo narrativo, sino de las fotos. Cada capítulo va a tener una introducción corta, fotos, que muchas son inéditas, y mapas de las giras


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios