Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

La Trastienda


06/08/2005

Vistas : 3773

RECORDAR


Peteco Carabajal y Horacio Fontova se unieron en canción el sábado 6 en La Trastienda para cantar sonidos profundos con la complicidad del humor.
 
“Después de una larga noche con varios tragos de por medio, salí de la reunión en donde estaba y me quedé como dos horas abajo del auto pensando adonde era mi casa”, relató con sonrisas Peteco desde el escenario.
 
“Él se fue y nosotros dijimos pobre chico, pobre nene. En ese entonces no nos conocíamos, no había confianza. No saben lo que fue, en frente había una verdulería abierta, y él en medio de la vereda masticando cañas.”, siguió con su humor característico Horacio.
 
“Cuando ya puedo conducir y acordarme en donde vivía, llegué a mi casa como a las cuatro de la mañana y agarré la guitarra. Se ve que me sentía muy mal y empecé a escribir una canción, que al primero que se la hice escuchar fue a Fontova”, finalizó Carabajal como mostrando comprobante de los más de 20 años de amistad que llevan.
 
Convirtiéndolos en cómplices al público que los fue a escuchar, contaron esa jugosa anécdota para desembocar en los acordes de: “Las manos de mi madre”.
 
“Las manos de mi madre saben que ocurre por las mañanas, cuando amasa la vida, hornos de barro, pan de esperanza.”
 
Al terminar la canción, Peteco saludó a su mamá presente y ella le respondió de pie, con los brazos en alto para acariciar uno a uno los aplausos del público.
 
El espectáculo “Sólo por diversión”, comenzó puntualmente a las 21 con un telón que se abrió para mostrar en escena a los dos anfitriones juntos. Luego cada uno tocó con su trío, pero sin duda los momentos más significativos de la noche fueron cuando se unieron para poner en primer plano a la música, con bromas de por medio y la participación asombrosa de una Trastienda desbordada.
 
El Negro Fontova, acompañado de José Ríos (Bajo) y Puki Maida (Percusión), interpretó por su parte varias canciones, blues, y del cancionero popular argentino temas como: “Que viva la chacarera” y “Zamba de la toldería”.
 
Peteco Carabajal, junto a su hermano Demi (Percusión) y Juan Antuz (Bajo), cantó “Ayer, hoy” y “Bailar y vivir” (dedicado a Carlos Saavedra y su compañera Adela), canciones que formarán parte de un nuevo disco doble que resume los 30 años de actividad que está cumpliendo con la música.
 
Otra composición nueva que sorprendió fue “Los santiagueños”, con un gran compromiso social por parte de Peteco y un amplio apoyo del público al recibirlo.
 
“Hay algarroba y hay desnutrición, Leila y Patricia prendieron la fe, las une la muerte y la vida también. Carlos Arturo Juárez 50 años dominó, no hay nada que agradecerle y olvidémoslo.”
 
En el final del encuentro se volvieron a fusionar: “Muchas gracias por todo, principalmente por su presencia tan importante, su cariño, el silencio con que nos han recibido y por los aplausos”. Se apagaron las luces del escenario con las melodías de “Perfume de carnaval” y “Entra a mi pago sin golpear”.
 
“Solo por diversión”, un título a medida. Se nota con una simple mirada la amistad que forjaron con el andar del tiempo. Sin lugar a dudas es el comienzo de algo grande. ¿Saldrá a la luz un disco con composiciones de Carabajal-Fontova?
 
“…cuando dos personas de otros géneros se juntan, todo puede ser posible. El refugio es la música…” -Horacio Fontova-.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios