Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


30/01/2023

Vistas : 6527

RECORDAR


En la novena y última velada coscoina la considerada “de los pañuelos, de los adioses” como decía el recordado maestro de ceremonias Miguel Angel Gutiérrez. Juan Fuentes y Destino San Javier se llevaron la Consagración del Festival, el cuyano Pocho Sosa fue galardonado con el Camin a la trayectoria; el solista Sergio Fasoli se llevó la revelación; en los Espectáculos Callejeros el premio fue para el Dúo Aruma; con menciones especiales para Sacha Fuga y 2x3 Folklore, Artista destacado con el premio “Juan Carlos Fiorillo” otorgado por Sadaic y la Asociación Cronistas del Folklore y una mención especial del festival, para la coscoina Marina González.

En la parte artística el nivel de otra latitud fue para los rosarinos de Tribhu quienes no sólo con versiones bien personales de “Cuando tenga la tierra”, “Romance de la luna tucumana” de Yupanqui y Pedro Aznar y el final con el himno “Yo vengo a ofrecer mi corazón”, cautivaron desde el vamos al público, pero lo notable fue que Mauro, Pablo y Jairo, entonaron junto a sus músicos dos temas propios como “Yo quiero ser” y “Yo te sigo”, que los encolumna firmemente para la consagración del Cosquín 2024.

El exquisito armoniquista Franco Luciani festejó sus 20 años de aquella primera revelación junto a su grupo La Tropa,, que luego a través de los años le valió la consagración, con un ajustado y variado repertorio combinando con su sapiencia y secundado por geniales músicos, el folklore y el tango en temas de la talla de “Adios que te vaya bien”, “En sombras”, con “Romance de barrio” le rindió tributo a “Pichuco” Troilo, lo mismo para Raúl Carnota con “Como flor de campo”, recordó al rey del chamamé Tarragó Ros con “Don Gualberto”, para también invitar al músico Manolo Herrera, hijo del genial Elpidio Herrera que nos dejará físicamente hace algunos años, creador de la Sacha Guitarra atamisqueña, con “La Yacu Chiri” y el final para la ovación de los presentes que lo volvieron a consagrar con “La sensiblera”.

La Fiesta del Violinero llegó al escenario Atahualpa Yupanqui a través del inmenso músico y compositor Néstor Garnica que con su leiv motiv de “guitarra-bombo-violín, Criollo”, desplegó un set de composiciones en donde se dieron la mano el puro folklore con lo clásico: “Remolino”, “Gato de la negra”, “Chacarera del Chilalo”, “Vidala de los buenos tiempos”, junto a la también violinista Lucía Luque y la Camerata Dota, para “La primavera” de Vivaldi “Czandas” de Monti, una exquisitez que también marcó la diferencia en la velada.

El canto sureño dijo presente en la voz de Lucia Ceresani quien en forma muy simple, solo secundada por la guitarra de su hermano Javier, interpretó “Mujer bonaerense”, “Huella del camino”, “Las dos aves”, “Cardo” (rindiéndole tributo al Pampa José Larralde), y se despidió con “Mire que lindo mi país paisano” en homenaje a quien la hizo subir por primera vez al escenario de Cosquín, el “negro” Argentino Luna y “Pilchas gauchas”.

La cantante santiagueña Flor Paz hija del Mansero Onofre Paz no logró cautivar a los presentes más allá de poseer un buen repertorio con “Amor del monte”, “Fruto” con la cantante Sheila Patricia como invitada, “Dos orillas en el mar”, “Morenito”, “Mi nueva primavera” (dedicada a sus padres) y el final a pura chacarera con “Quiero nombar a mi pago” y “Semillas de chacarera”.

Daniel Cuevas hizo su presentación como solista (integrante de Los Izqjuierdos de la Cueva), con temas propios e invitó al gran bandoneonista Juan Manuel Alsogaray para “Por los cantores”, “Soy pescador”, “La soñé”. Le dedicó al –Chaqueño Palavecino “Canta crespín-oficio de cantor” y dejo a la platea para el baile con “Lllueve sobre mi corazón-Lo mejor de mi vida”.

En Postales de provincia, Santa Fe hizo un mediocre set de composiciones y danza bajo el lema “Santa Fe en tu corazón, late cumbia” y al revés Santiago del Estero se lució con un emotivo y muy bien armado homenaje a la memoria del periodista, escritor, cantor y letrista Juan Carlos Carabajal quien nos dejará sin avisar y recorrieron con criterio buena parte de su eterno legado con canciones de la talla de “Chacarereando”, “Adiós que te vaya bien”, “La mesa”, “Me basta con eso”, “Chacarera para mi voz”, todas en mitades con el protagonismo de Orellana-Lucca, el Mono Banegas entre otros cultores de la chacarera santiagueña, para rendirle tributo al “Juan de los Caminos”, a Juan Carlos Carabajal y El Rejunte.

El jovencito Milo tuvo su espacio en el festival que nos hizo pensar dónde quedó aquella resolución que los menores no pueden actuar en el escenario “Atahualpa Yupanqui”? y realmente no mostró una condición de cantante con futuro al quedar fuera de tono en varias oportunidades en clásicos del estilo de “La vieja”, “De mi madre”, “La de los Angelitos”, “Caballo que no galopa” y menos en “Que se vengan los chicos”, aquella inigualable pieza de Los Arroyeños.

Un espacio el de Milo que pudo ser bien utilizado con figuras que faltaron de la talla de Luciano Pereyra, Ramiro González, José Luis Aguirre, Pachi Herrera, Luciana Jury y la lista sigue…

Para el final quedó el concierto de Abel Pintos quien al frente de su efectiva banda dirigida por el guitarrista Marcelo Predacino, por espacio de poco más de dos horas hizo un repaso de su variado repertorio e incluso también contó con invitados como Lucia Ceresani para interpretar “Stephanie” de Alfredo Zitarrosa y el jovencito Milo en la zamba “Cuando llegue el alba”.

De esa forma y con mucha emoción  por su parte al recordar sus 25 años de su primera aparición en Cosquín y el inmejorable coro de su gente, desgranó temas como “Tu voz”, “Juntos”, “Aquí te espero”, “Como te extraño”, se puso bien folklórico con “Para cantar he nacido”, y luego continuar con “Aleli (Bailando con su sombra), “Cactus”, “Asuntos pendientes”, “Todo esta en vos”, “El hechizo”, “Revolución”, “El Alcatraz”, “A-Dios” y los bises que no pueden faltar con “Motivos”, “De solo vivir” y “Piedra libre”.

Nuevamente y como es habitual en cada una de sus presentaciones, Abel fue nuevamente consagrado por la gente que lo sigue y aprecia más allá de su música, la puesta en escena y el espectáculo conceptual que protagoniza.


Por :

Luis Digiano

Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios