Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


26/01/2023

Vistas : 1553

RECORDAR


Una quinta luna del Festival Mayor de Folklore de Cosquín que tuvo una noche espléndida en la parte artística con una interesante variedad de géneros musicales. Primero fue la emoción del chamamecero Antonio Tarragó Ros en el recuerdo del inicio de los festejos por los 100 años del natalicio de su padre Tarragó Ros, considerado el “Rey del chamamé”, también el buen criterio en la elección del repertorio de Destino San Javier no sólo recordando a sus padres el Trío San Javier, pero poniendo de manifiesto su personal estilo y en el final de la jornada fue la agrupación salteña Ahyre quienes volvieron a demostrar por qué son un grupo con una alta calidad con su música y por qué son considerados la “aplanadora” del folklore.

Luego de que nuevamente el Ballet Camin cumpliera con una enorme actuación con el agregado de la magia del Bailarín de los Montes, Juan Saavedra, fue el cantautor y compositor Antonio Tarragó Ros quien trajo al escenario “Atahualpa Yupanqui” el recuerdo de su Padre Tarragó Ros considerado el Rey del Chamamé al iniciar los festejos musicales por los 100 años del natalicio de su progenitor.

Muy bien secundado por los maestros Trabuco González en guitarra, el piano de Maximiliano Letieri y el acordeón “Tarragosero” de Damián Ibañez, Antonio fue mostrando con  emoción y virtuosismo temas de la talla de “Jineteando la vida” (dedicado a la memoria del conductor gauchesco Cacho Ledesma, no sin antes recordar al milagroso Gauchito Gil, “El Curuzucuateño”, “Granja San Antonio”, todos con el acompañamiento del público presente y en la pantalla se pudo recrear aquel año 2004 cuando Antonio trajo a Cosquín los 100 acordeones Tarragoseños y junto a Marcos Pereira en voz entonaron “A Curuzú Cuatiá” y seguir con “El petiso maseta”, todos con sus correspondientes videos emotivos.

“Gracias Julio Miño, gracias Julio Maharbiz dijo Antonio en escena por su aporte a la cultura” y continuó con “De espuelas y alpargatas”, “Acordeón Tujá Porá”, “Don Gualberto” y el más que merecido bis solicitado por el pueblo, el acordeonista y compositor creador de una de las más grandes maravillas musicales conceptuales como “Naturaleza”, se despidió emocionado con uno de los himnos del chamamé “El toro”, para coronar una actuación sobresaliente.

Franco, Bruno y Paolo, los Destino San Javier desplegaron un concierto propio de una consagración al realizar primero un tributo a sus padres y además un recorrido acertado con clásicos del folklore popular. “El duende del bandoneón”, “Si no es conmigo”, “La Oma”, “A Monteros”, “Se me hace aguita la boca”, recordaron con “Justo ahora”, los dos premos obtenidos en el Festival de Viña del Mar 2019 con el recuerdo de ese momnto en las pantallas y “Aunque ya no vuelva a verte”. Pero la fiesta continuó con el agregado de los Destino…cantando junto al público en la platea, “Mujer, niña y amiga”, “No saber de ti” (dedicado con emoción en las palabras a la familia Teruel que está pasando un difícil momento de salud La Moro) y la “Zamba para olvidarte.

Ya en el final coronaron su actuación con “Me haces reir, me haces llorar”, “Cariñito” y “Porqué será”, para postularse como una de las agrupaciones con posibilidades de merecida consagración.

Por su parte la agrupación salteña Ahyre le puso su toque de distinción musical a la velada con sus temas que tienen una profundidad bien folklórica, pero con matices de variados géneros musicales que enriqucen su propuesta. De esa forma estrenaron su nuevo single “Cusco” para continuar con un set bien popular “Cantor de chacareras”, “Adiós que te vaya bien”, “La flor azul” (en una exquisita versión), para ponerse bien románticos con “La luna”, “Ave de papel”, “La noche sin ti”, “Las ideas” y en el último tramo de su concierto, volver al ritmo con “Perdiste” y la posibilidad de dos bises con “Si te vas” y “Quiero más”, logrando así una comunión interesante con su público y que también los posesiona como candidatos a la consagración 2023.

Juan José “Colo” Vasconcellos, Sebastián Giménez, Hernando Mónico y Federico Maldonado, secundados por el excelente y virtuoso baterista Guido Bertini, ya están considerados como grandes referentes del folklore de los últimos tiempos.

En el espacio Postales de provincia fue el turno de  Córdoba con un sentido tributo a los 100 años del recordado maestro de la guitarra Eduardo Falú y del bandoneonista, pianista, compositor y poeta José Juan Botelli, a cargo de las voces de Iris Paz, Lucia Guanca, Gastón Cordero, Juira, Ahyre y Peñeros” en las composiciones “La cuartelera”, un mix con “Río de Tigres”- “Las golondrinas-“Tonada del viejo amor”, para darle paso a “Zamba de la Candelaria”, para finalizar con “El zapatazo” y “Salteño viejo”.

Los Manseros Santiagueños llegaron a la edición 63 de Cosquín en reemplazo de Los Nocheros que suspendieron su actuación por problemas de salud y el espíritu de la chacarera santiagueña y con sus 63 años a cuestas, intepretaron temas de su habitual repertorio con una presentación con un pedazo del Himno Nacional Argentina, para continuar con “Chacarera para mi vuelta”, “Piel chaqueña”, “cruzando el Dulce”, “Canto a Monte Quemado” “Desde siempre y para siempre”, el reiterativo “Entre a mi pago sin golpear” y con la hija cantora de Onofre, Flor Paz entonaron “Eterno amor” (compuesta por su otro hijo Martín Paz, para qien solicitó un aplauso), “Quiero nombrar a mi pago” y los bises: “Desde el puente carretero”, “Añoranzas” y “Entra a mi hogar”, para finalizar una actuación en donde se notó el paso del tiempo.

La riojana Bruja Salguero trajo el carnaval de su tierra, estrenando composiciones como “Saravá” y continuar con la vidala chayera, “Chaya de los barrios”, una versión distinta de “El camión de Germán” de Pica Júarez. “Ella baila sola”, “Soy” y el bis con “Juana Azurduy”.

Completaron la rica velada artística, el cantor coscoino Gabriel Macias quien cantó clásicos básicos del folklore como “Mi mariposa triste”, las dos mitades de “La López Pereyra” y “Zamba del cantor enamorado”, junto a temas propios y ganadores del Pre Cosquín como el dúo tanguero Asato-País en el rubro conjunto instrumental de piano y bandoneón y la pareja de baile estilizada Posse-Posse.


Por :

Luis Digiano

Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios