Notas
NOTA DE INTERÉS


26/10/2021

Vistas : 640

RECORDAR


La música popular cada tanto arroja al mundo a algún hijo inconfundible, hombres y mujeres que dejan su sello a cada paso, aquellos que engrandecen el acervo de nuestra cultura. Sin dudas, entre esos elegidos se encuentra Chito Zeballos.

El cantante y guitarrista riojano supo regar, en sus seis décadas de vida, interpretaciones memorables que todavía hoy conmueven. Había asomado a la vida el 15 de julio de 1936 y de ella se fue el 26 de octubre de 1996.

A 25 años de su mudanza al infinito, evocamos recuerdos y semblanzas de Juan Falú, Josho González, Pica Juárez y la pianista Ana Robles

  Josho González “Generó una nueva profundidad para el folklore”  
Es un placer poder estar transmitiendo estas palabras, estos pensamientos sobre una de las voces más importantes que tuvo folklore de la Argentina. Una de las voces más significativas y sobre todo, representativas también de la música popular riojana. Hablamos al Chito Zeballos. A 25 años del aniversario de su muerte, recordamos a este cantor y decidor que tenía un poder enorme para transmitir a través de la palabra de los mejores poetas, las más profundas emociones.

Se trata de un tipo que ha sido muy coherente, muy disfrutador de la vida y las amistades, que ha   vivido intensamente cada día de su vida. Un bohemio y un profundo a la vez.  Sin duda, una inspiración para muchísimos cantores y cantoras de La Rioja, sobre todo en este afán de cantar y decir con poesía. También vanguardista, al romper las formas y las corrientes, generando una nueva profundidad para el folklore con Tres para el folklore, allá en su primera formación.

Chito es una persona que nos enseñó que con la voz y el fusil se puede salir por puedes todo el mundo a defender las ideas y principios que más y mejor representan a la humanidad. Mi homenaje a Chito Zeballos y el deseo de que lo puedan escuchar y disfrutar.

  Juan Falú: “Fue uno de los grandes cantores nacionales”  
Tuve la dicha de conocerlo a Chito Zeballos, de compartir un tramo de amistad. Y digo un tramo porque se nos fue aun joven, digo la dicha porque comparto la idea de que fue uno de los grandes cantores nacionales, con una capacidad interpretativa que surgía de las entrañas de su sensibilidad y también de lo más profundo de su conciencia política e ideológica.   Es decir, que además de cantar bien decía bien y elegía bien lo que iba a cantar y lo que iba a decir. Su gran amor por la poesía lo hizo elegir temas pensando siempre en esas letras, en esos poemas que funcionaban como prólogos de algunas canciones memorables como la Zamba de los mineros, con la poesía de Dávalos, y Hay un niño en la calle, con poesía de Tejada Gómez. Para mí, como dije, ha sido y continúa siendo un gran cantor nacional.

  Ana Robles: “Uno de los grandes intérpretes que tuvo la música popular argentina”  
De Chito Zeballos recuerdo su icónica versión Zamba de los mineros, con ese fraseo con una manera de decir. Creo que sus recitados eran lo más fuerte que tenía, además de su voz, tan conocida. Ha sido uno de los grandes intérpretes que tuvo la música popular argentina. Porque además fue parte de un movimiento que tenía esto apreciar la música. La elección del repertorio, las cosas que él hablaba, no eran solamente paisajes bonitos, tenían un mensaje.

  Pica Juárez: “Siempre fue muy leal a su propuesta y jamás se traicionó”  
El doctor Pudencio Alberto Enrique Zeballos nació en Chilecito, cantor fundamental e icono del folklore riojano, después se aquerenció en Neuquén. En los años 60 forma el trío tres para el folklore junto a Lalo Homer y Luis Amaya, con su impronta de dejar para todos nosotros una huella muy importante y que ha quedado marcada a fuego en toda la cultura riojana. Tiene obras emblemáticas como Zamba de los mineros, Quiero ser Luz, Zamba del ángel o Elegía a Victoria Romero. Son obras que quedaron en todos nosotros y en la memoria del pueblo argentino. También Chito marcó el rumbo para una forma de decir que tenemos los riojanos y que ha sido la iniciativa tomada por él, con poemas tan importantes como La vida dos veces.

Aquel 26 de octubre de 1996, cuando recibimos la noticia de su partida, ha sido un dolor muy grande y desde entonces pasó a la inmortalidad como la voz de la Tierra, como un hombre que recordaremos por su bonhomía, por su forma de ser tan hermosa. Era muy conocida su frase a la hora de brindar con un buen vino, cuando le preguntaban si quería que le echen soda a su vaso respondía: No, no por favor no me lo moje. Los que tuvimos la oportunidad de conocerlo y de vivir momentos importantes con él, lo llevamos en el corazón.

Una vez, en la fiesta de la chaya, subió al escenario a las 4 de la mañana después de muchos artistas de talento festivalero, por así decirlo. No tuvo una respuesta muy buena del público. Y a decir verdad, en la parte de sus recitados hasta silbidos se escuchaban desde las tribunas del Estadio del Centro, lugar donde se realizaba por la década del 90 el festival, organizado por Edgardo "El Brujo" Vergara.

En esa oportunidad Chito Zeballos brindó un show exquisito como era de esperar acompañado por la guitarra de Nicolás “Colacho" Brizuela. Cuando bajó del escenario me dijo que no me preocupara porque lo importante no era saber cómo le había ido. Siempre fue muy leal a su propuesta y jamás se traicionó. Mi reconocimiento para la gran Chiito Zeballos en un aniversario más de su partida.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios