Notas
NOTA DE INTERÉS

04/09/2021

Vistas : 1509

RECORDAR


Ariel Ramírez nació un 4 de septiembre de 1921 en la Ciudad de Santa Fe. Hoy cumpliría 100 años de su llegada al mundo, al cual vino para dejar una huella imborrable y enriquecer los paisajes y melodías con su inagotable talento.

Su legado de canciones es tan actual como necesario, ya que se cantan en la actualidad como si recién se hubieran creado, resultando un indispensable de la música Argentina. Sus grandes creaciones fueron Misa criolla, Mujeres argentinas y La Tristecita, entre otras.

En el día de la fecha se realizarán distintos homenajes por todo el país para recordarlo, pero habrá un concierto muy especial en el CCK de Capital Federal. “Ariel Ramírez 100 años” estará bajo la dirección musical de Gustavo Popi Spatocco y la participación especial de su hijo Facundo Ramírez.

Facundo siguió los pasos musicales de su padre, con una formación que se desarrolló en la Argentina y Europa, pero ha logrado encontrar su propio camino con producciones distintivas, a lo que se suma una interesante trayectoria como actor, compositor, músico y cantor. Su música también fue el marco de importantes películas, y lució trabajos de Mercedes Sosa (como Cantora) destacándose con recitales propios y compartidos como el reciente "Mujeres Argentinas" junto a La Bruja Salguero.

El recordatorio en el CCK juntará a su hijo con Juan Falú, Marian Farías Gómez, Sergio Galleguillo, Víctor Heredia, Liliana Herrero, Ángela Irene, Los 4 de Córdoba, Franco Luciani, Paz Martínez, Luna Monti, Marcela Morelo, Teresa Parodi, Zamba Quipildor, Miguel Ángel Robles, la Bruja Salguero, Patricia Sosa, Chango Spasiuk y el Coro de Sadaic, con dirección de Damián Sánchez.

Por todo esto, el músico, docente e investigador egresado del IUNA, José Ceña, fue convocado por FolkloreCLUB para que reflexione sobre la vida y obra del gran pianista Argentino:

   ARIEL RAMÍREZ, LA MELODÍA DE LA PATRIA    
Desde principios del siglo XX y con la llegada de Andrés Chazarreta al Teatro Politeama allá por el año 1921 la música folklórica argentina lleva un recorrido desde donde surgen figuras tan singulares como el mismo género. En ese recorrido fue sembrando, década tras década, las semillas de la poesía, el canto, la danza y la música. Trazó su historia en terreno propio y también en terreno ajeno haciéndose escuchar en diferentes partes del mundo. ¿Cómo fue que aquel patrimonio cultural, tradicional, anónimo se transformara en una de las expresiones estéticas de mayor producción y consumo en el país? Seguramente, podemos encontrar muchas respuestas pero estas palabras quieres resaltar fundamentalmente una posible entre ellas: “la música folklórica argentina tuvo entre sus intérpretes, compositores y poetas a artistas únicos, irrepetibles, inigualables y sobre todo incomparables. Ellos fueron sin duda alguna los portadores de un saber popular y de una herencia ancestral al que le imprimieron talento, belleza y compromiso profesional. Por eso, nombrar a Ariel Ramírez es nombrar a cada una de estas virtudes”.

Pianista y compositor que inició sus estudios en Santa Fe, su ciudad natal. Después buscó perfeccionarse en Europa y más tarde, motivado por los consejos de Atahualpa Yupanqui, alumbró su espíritu creador recorriendo el Norte Argentino.

Ramírez, es “él melodista” de nuestra música criolla. Melodías bellas e inconfundibles como La Tristecita junto a María Elena Espiro, Alfonsina y el mar con letra de Félix Luna o, Hermanita perdida compuesta con Atahualpa Yupanqui y Volveré siempre a San Juan junto al poeta Armando Tejada Gómez, muestra en Ramírez un compositor colosal dotado de una variedad de recursos donde la inspiración encontró su mejor destino.

Sus obras integrales son un legado que potencia la producción discográfica y la historia nuestro folklore. Son además, formadoras de una condición social donde, a través de ellas, se puede mirar la historia de todos los argentinos: Los Caudillos, con la voz de querido Ramón Navarro. Mujeres Argentinas con Mercedes Sosa, Navidad Nuestra y La Misa Criolla, tal vez su obra cumbre, todas con letras de su ladero en la creación: Félix Luna.

Posiblemente, Mercedes Sosa - Ariel Ramírez - Félix Luna, hayan conformado un tridente artístico de una dimensión insuperable que trasciende el tiempo y trasciende las fronteras.

Sería injusto no mencionar aquel dúo único y memorable que conformaron con Jaime Torres en piano y charango que confieso, me acompaña y me inspira mientras escribo estas palabras.

Por último, pensar en Ariel Ramírez también es pensar en el Cine Argentino donde musicalizó películas como “Güemes, la tierra en armas”, “La revolución”, “El Santo de la espada” y “Martín Fierro” entre otras.

¡Cuántas cosas halagadoras y lindas uno quisiera escribir sobre Don Ariel! Agradecerle por tanta belleza y decirle que usted querido Maestro, para mí, es la melodía de la Patria.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios