Notas
NOTA DE INTERÉS


17/02/2021

Vistas : 540

RECORDAR


En las primeras horas de la madrugada de hoy,  la historia del folklore escribió una de sus páginas más tristes: a los 82 años falleció Omar Moreno Palacios, emblema del canto surero.

La noticia se conoció minutos antes de las 2 de la mañana cuando su hija Rocío  volcó un sentido posteo en el facebook oficial del músico: “Me cuesta escribirlo, me cuesta decirlo, me cuesta entenderlo. Hace apenas dos horas casi, ya no calculo el tiempo, falleció Omar. Omar Ramón Moreno, ese es su nombre. Eligió ponerse el apellido de su mamá para que sea su nombre artístico, que fue y será siempre Omar Moreno Palacios.
Mi papá, mi ídolo, por qué no, mi compañero de charlas, de encuentros, de guitarreadas, de amor de padre que fue, quizás, lo mejor que hizo, después de haber compuesto y escrito las más hermosas canciones.
El mejor papá del mundo.
Nos decía antes de dormirnos ‘te quiero hasta arriba del techo del cielo’ y se lo teníamos que repetir.
Hoy te lo grito con todo mi corazón ‘te quiero Pa, hasta arriba del techo del cielo’”, expresó acongojada, al tiempo que recibió el pésame de decenas de admiradores, que le hicieron llegar su cariño en este duro momento.

  Emblema surero 
El cantautor, guitarrista y gaucho había nacido en Chascomús, el  5 de septiembre de 1938. Cultor del estilo surero, aprendió de rasguidos y bordonas con Mario Pardo, quien fuera guitarrista de Carlos Gardel.

Inició su carrera como profesional en noviembre de 1956 y un año después debutó en "Radio Carve" de Montevideo, República oriental de Uruguay,  junto a Charlo y Sabina Olmos.

Además, con ánimo de difundir nuestras costumbres, creó y condujo el programa "La posta de Omar Moreno Palacios" en "Radio Excélsior" y en AM 98,7 "La Red".

Valorado como uno de los  intérpretes indiscutidos  de la música surera, junto con José Larralde, Argentino Luna y Alberto Merlo, compartió escenarios con Antonio Tarragó Ros, Los Cantores de Quilla Huasi, “El Chúcaro” y Norma Viola y  Los Chalchaleros, entre muchos otros.

Hacedor de obras que enaltecieron el cancionero nacional, como Sencillito y de alpargatas, Coplas por Milonga, Almacén de ramos generales, Huella sin huella.  Nunca te dije nada  y Provincia de Buenos Aires, entre tantas, ha marcado a fuego el paisaje sonoro de la llanura.

 Dolor en las redes 
La partida de los grandes siempre sorprende. En tiempos de pandemia, donde las redes se han amplificado, algunas personalidades de la cultura nativa, indicaron su pesar al conocer el hecho.
“Se fue Omar Moreno Palacios, hombre de estirpe criolla. En su voz y su guitarra la milonga surera tuvo vuelo de calandria y surco de tierra arada. Adiós maestro”, escribió el poeta santiagueño “Bebe Ponti”.  

Por su parte, Juancho Farías Gómez,  apuntó: “Qué tristeza, se nos fue uno de los artistas mas grandes, un imprescindible. Un gran abrazo y mis condolencias para toda la familia. En la misma línea,  José Ceña indicó: “Enorme tristeza. Se nos fue para el silencio Don Omar Moreno Palacios. Fue uno de los más notables exponentes de la Música Popular Argentina.  Un guitarrista virtuoso y una calidad interpretativa donde la sensibilidad  tallaba con profunda  emoción en cada una de sus versiones  Siempre fue y será un placer escucharlo Don Omar. Hoy la llanura ha perdido uno de sus hijos predilectos. Que solos nos vamos quedando…,duelen mucho estas partidas”, destacó. Hugo Casas,  Casiana Torres y Claudio Orellano también expresaron su pena en el mundo virtual.

 Un hombre de alpargatas y  palabras sencillas 
En una entrevista de 2018, en FolkloreCLUB TV, Moreno Palacios dialogó con Agustín y Ernesto Nanni sobre su amor por los caballos, el Martín Fierro y la estirpe musical de su familia. Dijo entonces: “Mi papá era un gran cantor, pero no saló fogonero. Mi mamá cantaba muy bien. Mi casa era una casa totalmente de puertas abiertas. Toda la gente que iba era gente de campo, mis abuelos eran troperos y guitarreros, gauchos”.

En otro tramo de la conversación, señaló que en su “tercera juventud”   continuaba escribiendo y que sus fuentes de inspiración no había cambiado: “Todavía me emociona  la salida del sol en la Bahía de Samborombón”.

Seguramente hoy, ya fundido con los pájaros del amarecer, Don Omar se haga canción, seguramente se reencuentre con Hugo Díaz  y vuelva a imitar el trémolo que le dictaba la lluvia sobre su guitarra inmortal. Aquí, cada vez que suene una de sus obras, la llanura pampeana estará de fiesta, celebrará la vida de un gaucho de ley que supo pisar el suelo argentino.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios