Notas
ENTREVISTA


09/09/2020

Vistas : 243

RECORDAR


Christian Herrera nació en Morillo, que pertenece a la zona del Chaco Salteño. Desde hace muchos años viene pisando los escenarios más importantes del país y lleva varios discos editados. Acaba de compartir con su público el sencillo "Firme como el quebracho", una canción que nació en tiempos de pandemia.

¿Han surgido temas nuevos en este confinamiento?
Sí, estamos produciendo con los chicos como podemos, un poco limitados por la situación pero avanzando sin quedarnos de brazos cruzados.

¿Ustedes pueden reunirse allá para ensayar con protocolos?
Nosotros tenemos la dificultad que una parte del grupo está en Salta, la otra en Tucumán y el bajista en Catamarca, simplemente nos hemos avocado a la tarea de ir produciendo videos, grabando cada uno desde su casa.

Hace poco han presentado Firme como el quebracho, ¿cómo fue la repercusión ante el público?
Muy buena gracias a Dios, es una canción nuestra que compuso un primo en época de pandemia, creo que ha quedado linda pero a las canciones siempre hay que darle un tiempo, salvo que sea promocionada por una compañía grande de alcance masivo puede tener una explosión, por eso hay que darle un tiempo para que la gente la pueda replicar.

¿Cómo venía el año antes del parate?
Veníamos con muchas expectativas encarando un año que creíamos que iba a ser muy productivo para nosotros, tomando como referencia el último verano y agregando contenido porque hay algunos lugares que no hemos llegado todavía, pero somos un grupo que viene abriendo las tranqueras y necesitamos un poquito de tiempo para proponer nuestro proyecto.

¿Cómo llegaste a radicarte en Tucumán siendo del Chaco salteño?
Vine a estudiar médica, llevando la guitarra a la par, hice hasta cuarto año de medicina cómo pude, nosotros somos cuatro hermanos y solamente solventaba a la familia mi padre que era el que trabajaba en aquel momento, y yo tuve que empezar a trabajar en las peñas cantando para solventar mi carrera, y fueron varios factores que me hicieron un clic que me volqué 100% a la música y junto con Manuel Sija habíamos armado el proyecto Matacos, caminamos un par de años juntos, luego él se abrió y tiene su proyecto personal, y quedé yo con Matacos.

¿Qué fue Matacos para vos?
La propuesta con Sija de Matacos le dimos un sello particular podrá gustar o no, pero vinimos a poner un sello, siempre digo con respeto y humildad que va a ser una música que va a quedar en el tiempo, con una impronta distinta y fusionar el folklore con otras músicas, considero que Latinoamérica es un solo pueblo, un solo territorio y estamos hermanados con la historia y con la música aún más. Y un párrafo especial para el Chaco salteño por eso quería darme el gusto de grabar algo criollo que me identifica de raíz, he manifestado musicalmente lo que llevo en mis fibras, la música de mi pago, mi casa, mi familia, mis amigos y salió esto.

Hablando del Chaco Salteño, ¿cómo viene esa movida solidaria?
Hace trece años que hemos gestado este trabajo con compromiso social, cultural, siempre ligado a la música por supuesto poniéndola al servicio de la comunidad, hemos evolucionado y crecido gracias a la gente que participa, ellos lo hacen posible, nosotros por ahí ponemos la cara para llevar adelante las gestiones pero la solidaridad es muy grande en este país, hay una problemática tremenda y sabemos que no la vamos a cambiar de un día para el otro pero algo podemos colaborar, entendiendo que las decisiones políticas son las que tienen la fuerza verdadera, y ojalá se pueda hacer una abordaje integral en ese lugar del país, nosotros apoyamos y motivamos a los chicos, ojalá quede el legado en muchos de esos, para poder soñar con un cambio a ese sector que le hace falta.

¿A quiénes escuchabas de chico allá en el Chaco salteño?
Los Manseros Santiagueños, mis abuelos eran santiagueños y fueron a trabajar al Chaco Salteño por el ferrocarril, y allá se han quedado formando la familia, y los Manseros eran sus referentes, pero por supuesto a folkloristas como Los Cantores del Alba, Los Chachaleros, Las Voces de Orán, Chango Nieto, María Ofelia que cantaba Chamamé, Aldo Monje, en fin escuchábamos lo que sonaba en ese momento, pero sin dudas lo que más sonaban eran Los Manseros Santiagueños.

¿Qué lugar te sorprendió más estar tocando?
Todos los escenarios son importantes, pero el más sensible para mí es en mi pueblo en Morillo canta por los niños, pero siempre agradecido no importa donde vayamos, sea Cosquín, Jesús María, La Chaya o en los pueblos donde hay 1500 habitantes porque esa gente también prepara su fiesta durante todo el año con mucha emoción y responsabilidad, nosotros nos brindamos con todo el corazón.



Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios