Notas
NOTA DE INTERÉS


11/02/2020

Vistas : 851

RECORDAR


El pasado siete de febrero se dio un nuevo paso en la lucha por la igualdad de oportunidades para las mujeres artistas. El Instituto Nacional de la Música publicó la reglamentación de la Ley N° 27.539, que establece el Cupo Femenino en los Escenarios, y fija un 30 por ciento de artistas mujeres (ya sea como solistas, o como parte de grupos femeninos o mixtos)  en los eventos musicales en vivo.


El 20 de  noviembre del año pasado se sancionó la norma que fue celebrada a lo largo del territorio nacional,  donde se llevan a cabo números festivales. Si bien algunos respetan la normativa, hacerlo sería -por ahora- una excepción y no la regla. Al menos dejaron en claro las grillas del último enero. Si nos remitimos al territorio cordobés, donde se realizan algunos de los más emblemáticos encuentros, sólo el Festival de Folklore de Cosquín, contempló el número establecido. En los  restantes, la presencia femenina fue mínima o inexistente.


 Jesús María: una grave acusación y números que no alcanzan 
Otro de
los escenarios más reconocidos es el del Festival de Doma y Folklore. El evento, que en cada temporada es cuestionado por instituciones animalistas, a partir del trato a los caballos, este año también se vio envuelto en un escándalo, cuando recayó una denuncia por violación contra su presidente Nicolás Tottis.  Por ello, fue reemplazado temporalmente,  hasta que se expida la justicia, por Marcela Durán, quien se desempeñaba hasta el momento como vicepresidenta primera de la comisión.


Aún con una mujer al frente, por primera vez en sus 55 años de existencia, la grilla no llegó ni siquiera a acercarse al número estipulado por la ley: de los más de 70 proyectos convocados, solo seis trajeron a una  mujer música a  las tablas del Martín Fierro.  Otro Plan, Roxana Carabajal, Jésica Benavídez, La Bruja Salguero, La Pilarcita y Soledad Pastorutti, dejaron su huella como saben hacerlo, también mostraron que la reunión serrana está muy lejos del 30 % que marca la normativa actual.


 Salta, desprolijidades y  cachets mínimos 
Salta es una de las provincias con mayor atractivo festivalero. La
regulación tampoco se cumple allí, por eso, mediante las redes sociales, la Mesa de Mujeres salteñas, alzó su reclamo ante las autoridades provinciales y municipales: "los convocamos para profundizar en la ley y sus implicancias, así como colaborar con la gestión de contratación de las trabajadoras de la música”, señalaron.


En este sentido, y en diálogo con FolkloreCLUB, Victoria Cataldi, integrante de la Mesa, ejemplificó: “La serenata a Cafayate cumple con el cupo de manera desprolija, durante la presentación oficial  eso no fue así y se comprometieron a hacerlo. Llamaron a artistas mujeres y les ofrecieron cinco mil pesos, monto que no cubría ni siquiera los viáticos. También anunciaron a chicas a lasque nunca llamaron. Ojalá el año próximo sea diferente el panorama, porque si bien la ley es nueva, hace mucho que se viene  luchando por eso”, indicó y enfatizó: “Venimos mostrando que  casi ninguno de los festivales de Salta cumple con la ley. No creemos que la desconozcan, más bien que no les importa. Los organizadores de los eventos son todos hombres y tienen una mirada muy sesgada de lo que ocurre con las mujeres músicas. Sabemos que los festivales que incumplan con el cupo para ser sancionados por el INAMU”.


Además, Cataldi, remarcó: “cuando se parte de situaciones desiguales, no todas tienen las mismas oportunidades. Sabemos que a las mujeres nos cuesta mucho más ocupar ciertos espacios y poder sostenerlos. En los festivales hay maltrato hacia las mujeres, no se cumplen los horarios, se paga otro cachet o no se nos programa porque ya hay otro grupo femenino, a pesar de que sean propuestas muy diferentes. Eso no sucede con las bandas integradas por hombres. Hay proyectos fantásticos llevados a cabo por mujeres. Tenemos el mismo talento, pero a los hombres les cuesta mucho compartir espacios”, dijo y cerró al afirmar que la intención es  “invitar a pensar otras formas posibles y a desnaturalizar ciertas prácticas.  La idea esrepensarnos todos - hombres , mujeres y disidencias-, sobre los espacios que vamos ocupando.


Otro caso de incumplimiento sucedió en la XXXIX Feria artesanal de los Valles Calchaquíes. Que se realizó entre el 10 y el 11 de enero en San Carlos. En este caso, 9 de las 10 atracciones musicales principales estuvieron integradas por hombres. Sólo Mariana Carrizo, dejó su marca coplera en su pago natal.


 La Fiesta Nacional del Chama, pionera, superó la cifra establecida 
La edición 2020, que se celebró del 17 al 26 de enero, contó con un 33% de mujeres en la grilla artística, la transforma en la primera fiesta nacional en cumplir con la Ley de Cupo Femenino recientemente reglamentada.


En este sentido, en declaraciones al portal de la Secretaría de Cultura de la Nación, Carolina Miño, voz principal de las Guaynas Porá, subrayó “Nos decían que no había suficientes mujeres músicas y que no éramos convocantes, dando a entender que la música es solo territorio de hombres, pero con esta ley dejamos de ser meras espectadoras y pasamos a subir a los escenarios y a tener participación”, declaro la artista, quien fue una de las promotoras de la ley en la provincia del Chaco.


Asimismo, Celsa Mel Gowland, ex vice presidenta del INAMU y también gestora de la medida, recalcó: “desdeel inicio de la lucha hasta la promulgación de la ley hubo cambios para bien, otros que no sucedieron y bastantes cambios simbólicos alrededor de todo esto. La Fiesta Nacional del Chamamé este año tuvo unos 221 artistasconvocados y que logró superar el 30%”, celebró y describió: “Cuando analizamos los 46 festivales más importantes del país, al principio éste era uno de los que menos representación tenía de las mujeres. En un momento hubo 178 agrupaciones musicales y las mujeres no cubrían el 10%. Luego, aún sin aprobarse la ley llegaron al 20. En esta tercera ocasión y con la ley sancionada, superaron el cupo mínimo”.

Para cerrar, Gowland indicó que el pasado 7 de febrero se publicó la normativa en la web del INAMU, a partir de la cual se informarán a todos los curadores y productores acerca del mecanismo de fiscalización, cuáles serán los requisitos, cómo tiene que estar conformado ese 30% y de qué manera debe informarse al INAMU.” A partir de esto se podrá fiscalizar, en todo el país. Se ve claramente que hay muchísimos eventos que no tienen mujeres. Vemos que hay una gran cantidad de fiestas provinciales y municipales, privadas y públicas, que no cumplen con el cupo”, concluyó.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios