Notas
NOTA DE INTERÉS


20/12/2019

Vistas : 1174

RECORDAR


El miércoles al mediodía, la familia del folklore argentino se hizo eco de la felicidad de dos sus hijos más queridos: Mario “Musha” Carabajal  y Miriam Talone, se casaron  luego de tres décadas juntos, en el registro civil de Olivos de Buenos Aires.

En la sala no cabía un alfiler y la alegría estaba en el aire. En primera fila, además de los enamorados, se encontraban los testigos: “Kali” Carabajal, Hernán Carabajal (hijo de Musha), la amiga de la novia Elizabet Labrosciano y César Tapia, periodista de Radio Continental.

Cerca de la una de las 12:30, la jueza Yamila Arigazzi inició la ceremonia: “Llegó el día”, indicó y prosiguió: “El acto que voy a realizar, en ejercicio del mandato del que la ley me embiste, resulta trascendental tanto para los contrayentes como para el estado ya que la familia es la base de la sociedad”, describió.

La magistrada, a su vez, añadió  que “El matrimonio crea entre los esposos una comunidad que los contrayentes deben cimentar con respeto y tolerancia” Por otra parte, Arigazzi comentó: “Ustedes vienen practicando hace bastante tiempo. Si bien Hoy van a comenzar una nueva etapa, todo esto se hace posible a través del amor. Y ese amor no puede ser egoísta ni significa subyugar al otro sino que tiene que estar libre para que ambos puedan ser  quienes realmente son”.

Para cerrar su alocución, la letrada señaló: “No les voy a decir cómo es el matrimonio ni  la convivencia porque ustedes ya hace 30 años que están juntos, pero sin amor no somos nada. Así que el hecho de que hayan dado Este paso rodeados de toda la familia y amigos, es súper importante y emocionante. Bienvenidos a la locura de lo que es el matrimonio. Seguramente tendrán muchísimas anécdotas para contar. Sabrán que,  después de tanto tiempo,  el amor se va transformando en otros sentimientos, como el compañerismo y la amistad. No existe el matrimonio perfecto,  pero cada día es un aprendizaje. Les deseo toda la felicidad del mundo por otros 30 años más, rodeados de tanto cariño como el que veo en esta sala. Felicitaciones”, finalizó entre aplausos.

En seguida, César Tapia, expresó: “a veces las palabras no alcanzan para describir tanta felicidad. Sabemos que los que estamos hoy acá representamos a muchísima gente que quisiera estar y  tal vez no puede. Porque todos los aman, y este encuentro del día de hoy no solamente en la felicidad de ellos sino la de todos. Quiero agradecerles por el honor de haberme elegido como testigo y por formar parte de su vida”, destacó.  

Asimismo, Marcelo Jara declaró “más allá del amor, lo que resume esta pareja de amigos, que hoy se unen civilmente pero que se acompañan en la vida hace 30 años, es que todos los que estamos acá y  muchos otros hemos sido testigos de que son la pareja perfecta en cuanto al manejo de la relación con el otro.  No es casualidad que,  más allá del amor diario, hayan decidido unirse en matrimonio civil. Ellos,  más que celebrar el amor,  hoy están celebrando la vida”.

Además, y entre risas Daniel Spinelli expresó: “quiero presentar una queja en representación de todos los solteros en situación de novios. Esto ha sentado jurisprudencia,  es grave. Los novios y novias han empezado a presionar. Nuestra única respuesta es que cuando llevemos 30 años juntos,  nos casamos”, dijo en alusión a la decisión de la pareja.

El periodista  Marcelo Iribarne, agregó: “Para mí ellos siempre fueron uno solo. Recién al vernos tomados de la mano, recordé que de la misma manera se agarraban María y Enrique,  los padres de Musha. Así que quería traer hasta recuerdo y desearles muchas felicidades”, precisó en uno de los momentos más emotivos del encuentro.

Por su parte, Roque Silva hizo extensivo el deseo de muchos: “gracias por participar nos con todo esto, en La Rioja,  San Juan y Mendoza hay muchos periodistas y músicos que se han quedado con muchísimas ganas de venir pero que por distintas situaciones no han podido hacerlo.  El interior los quiere muchísimo, tienen un gran afecto por los dos. Este es un paso más y también es certificar el amor que siempre se han tenido así que muchas gracias por invitarnos a compartir este momento”.

También Hernán Rapela dedicó unas palabras a los novios: Llo que hoy ocurre aquí es algo trascendente. Después de tantos años hoy consolidan el matrimonio, estoy muy contento y muy feliz de que concreten esto”.

Como no podía ser de otro modo, la música no faltó en la celebración y Ariel “Chaco” Andrada, de La Callejera,  cantó “Mi amor en una tonada”, de Ernesto Villavicencio y conmovió a todos, particularmente a Miriam Talone, que lagrimeaba con emoción.

En seguida, llegó el turno de Alejandro Paradizabal, quien recalcó: “Hoy estamos asistiendo al momento en el que  dos personas que se eligen mutuamente, como seres humanos. Cada uno con sus talentos y está muy bueno participar de esto. Le deseo que tengan muchísimas felicidades”, auguró.

Para cerrar el ramillete de afectuosas dedicatorias, Marcelo Perea, ralató: “Tengo la suerte de formar parte de la familia de los Carabajal. Ellos fueron mis padres adoptivos cuando entré al grupo, me contuviera me acompañaron a través de los años,  nuestra amistad continúa y fui descubriendo que eran los padres adoptivos de un montón de gente. Estoy muy agradecido por eso”.

Para concluir la boda formalmente, los novios y los testigos firmaron las actas que acreditan su compromiso. Ya con libreta en mano, los recién casados fueron homenajeados con una lluvia de pétalos de rosas y arroz.

Se espera una gran celebración del enlace en Cosquín, donde seguramente la fiesta se abrirá con ritmo de chacarera, tal vez con aquella “Luz de amor” a la que le cantó Peteco y que los ya esposos dejaron claro, llevan en sus corazones.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios