Notas
NOTA DE INTERÉS


01/02/2019

Vistas : 5447

RECORDAR


Es casi tan antiguo como la guitarra el reclamo de los músicos de folklore por lograr tener un lugar donde sea reconocida su labor con una representación económica. A pesar del reclamo, la gran mayoría de las peñas folklóricas conserva esa perniciosa costumbre de no pagarle a los músicos de su programación. Pero hay una que por estos días quedó en el ojo de la tormenta, luego de que algunos músicos hicieran llegar a FolkloreCLUB denuncia de que una peña instalada en Cosquín pretende cobrarle hasta 20 mil pesos por ofrecerles un horario central en su escenario, comida para los músicos, la grabación de un demo con el espectáculo y un video.

“Totalmente desacertada y mentirosa esa versión. Lo que hacemos nosotros desde hace tres años en Cosquín es para que todos tengan un momento para poder trabajar y mostrar lo que hacen”, le dice a FolkloreCLUB Omar Gigena Cipriano, vocalista y líder de Los Ranqueles, el grupo de Córdoba capital que montó su peña en Cosquín y recogió en pocos días una serie de críticas de algunos músicos que denunciaron ante este medio que la peña les ofreció tres opciones de pago para poder cantar. “Una cosa es prensa, difusión y una pantalla gigante, que tiene costos, y otra cosa en venir a cantar a nuestra peña. Tenemos opciones para la gente que quiere publicitar porque nosotros pautamos en Cadena 3. Pero no le cobramos por cantar. Pasan 20 artistas por noche, les pagamos departamento para que duerman y le damos de comer y al día de hoy no hemos recuperado la mayoría del dinero que invertimos este año”, se defiende Cipriano, que además del grupo fundó Cipriano Producciones, “una empresa que nos permite hacer este trabajo con la peña en Cosquín”, explicó.

Según pudo saber este medio, una de las opciones de “La Peña de los Ranqueles”, -que Cipriano compara con una ONG “aunque no tiene personería gremial”- para los músicos es pagar 20 mil pesos por cantar en su escenario de Gerónico al 900, con comida por esa noche para todos los integrantes del grupo, la grabación de un disco con la actuación, tres lonas impresas con el nombre del músico, un video, algunas publicidades radiales y móviles y la actuación en la peña asegurada entre las 23 y las 3 de la madrugada.

De acuerdo a textos a los que accedió este medio, para quienes sea lejana esa opción, los muchachos de Los Ranqueles pensaron otras dos, sin grabación de video ni CD pero con la actuación en su peña entre las 3 y las 5 de la madrugada, que cuesta $ 10 mil. Una intermedia de 15 mil, con las lonas impresas con el nombre del músico pero sin comida, es la segunda opción, denunciaron los músicos en mensajes que llegaron a FolkloreCLUB.


La noticia corrió enseguida entre los músicos que llegan con la intención de foguearse en las peñas. Jóvenes que peregrinan días para llegar a la capital del folklore y poder acceder a las peñas. El desconcierto se produjo porque se trata de una peña regenteada por músicos.


 Contraataque

“A Cosquín lo están matando hace ocho o nueve años porque están apagando las brazas que alimentan el fuego, que son los artistas. Esto nadie se atreve a decirlo por conveniencia”, dispara el líder de la peña criticada. Y va más allá: Omar amenaza con acciones judiciales a quien diga que ellos pretenden cobrar. “Le pagamos mil pesos por noche a los músicos, les prestamos el departamento nuestro para que puedan afeitarse y bañarse y en la peña les pasamos la gorra para ellos”, dice.

En una larga entrevista con este medio, Cipriano explica: “Es el tercer año que estamos tratando de multiplicar el espacio y tratando de cortar la barrera que le imponen a los músicos en Cosquín. Tratamos de defender su dignidad y sus derechos y tratamos de contribuir. AADI-CAPIF, SADAIC y el Festival de Cosquín deberían responder por eso”, critica. “Es la tercera vez que dejamos dinero aquí y me duele que haya gente que sale a hablar sin saber o habla con mala intención”, dice.

“Con una comida barata de 140 pesos y sin costo de entrada para que los artistas puedan vender sus discos y dar a conocer su propuesta armamos esta peña. A mí me dicen justicialista y eso no me importa, me importa dar una oportunidad a los músicos. Hemos invitado a nuestro escenario a músicos que echan de otras peñas”, explica el empresario y músico.

Según Omar, “hasta ahora hemos invertido 683 mil pesos en la peña y no se han recuperado. Hay peñas que cobran para tocar y yo te puedo decir cuáles son”.

-¿Y cuál es el sentido de seguir perdiendo dinero y de todos modos montar la peña por tercer año seguido?
-Nadie habló del rendimiento financiero. Nosotros comenzamos hace 15 años y hasta tuvimos que volvernos caminando a la ciudad de Córdoba cuando vinimos a Cosquín porque venimos de familiar humildes. Compramos una carpa y la alquilábamos. Siempre nos caracterizó la lucha por cambiar un sistema inhumano, donde los sectores de gobierno, municipio y provincia, están ajenos a la realidad o la conocen y la enajenan.

-¿Cuáles son las peñas que cobran para cantar?
-Eso te voy a decir personalmente, cara a cara. Venite, vamos juntos y te las señalo sin ningún problema. Por trabajar así, desinteresadamente, nosotros empezamos a tener reveses como este, de gente que habla por ignorancia o por tener mala intención.

Omar dice que recorrieron 18 provincias del país con su grupo Los Ranqueles y eso les permite “enfrentar el monstruo que es el sistema sobre el que está construido Cosquín, con una moral que no tiene y a quienes los dueños del negocio lo convierten cada año en carne picada. Nos critican porque parece que molestamos a ciertos intereses y publican notas tendenciosas en medios periodísticos”.

“Nosotros formamos una empresa gracias a la música y eso financia a otros artistas que vienen a mostrar su arte a Cosquín. Y armar algo como esto tiene un costo. Una pantalla, por ejemplo, cuesta 45 mil pesos el alquiler por 10 días. Y hemos pagado 162 mil pesos por las 9 noches a la Municipalidad de Cosquín para que un inspector nos venga decir que no podíamos tener una freidora dentro porque el local no estaba habilitado para eso. ¿Por qué el Municipio no revisó eso antes de que le abonemos el canon? Sacamos la freidora afuera y viene Bromatología a decirnos que no es higiénico porque está en la calle”, se queja.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios