Notas
NOTA DE INTERÉS


17/05/2018

Vistas : 1861

RECORDAR


Ismael Serrano es uno de los compositores más notables de nuestro tiempo. Sus canciones se entretejen con historias y van de la mano con una coherencia estética y política, que ha mantenido a lo largo de sus dos décadas de carrera.

Para celebrar esa persistencia y con el claro favor del público, el español brindará una serie de conciertos en el Luna Park de Buenos Aires -donde actuará mañana y el sábado-, el  Teatro Mercedes Sosa de Tucumán,  el Orfeo Superdomo de Córdoba,  el Auditorio Bustelo de Mendoza, el Auditorio Juan Victoria de San Juan,  el Teatro El Círculo de Rosario y  el Teatro Radio City de Mar del Plata.

Así, en el marco de la gira “20 años. Hoy es siempre”, brindó una conferencia de prensa donde el folklore estuvo presente: “Uno de los momentos más emocionantes de mi carrera fue cuando compartí una canción con Mercedes Sosa, y no sólo una canción. He compartido escenarios, vivencias, charlas. Mercedes era una persona extraordinariamente generosa y así lo fue conmigo también. Era muy emocionante escucharle hablar con mucho cariño de sus viajes por Europa. Se tomaba sus tiempos para interiorizar una canción, era una mujer que trabajaba mucho y eso ha sido una enseñanza”, rememoró sobre la grabación de “Zamba del emigrante”,  de su disco “Sueños de un hombre despierto”, a dúo con “La Negra”, con quien compartió diversas presentaciones.

Además, y sobre su material más reciente, reveló: “Ante la rotundidad de una cifra como los 20 años me creía en la obligación de celebrar la vigencia en esto de la música. Entiendo que es algo precario y frágil, soy consciente del milagro que supone dedicarse a este trabajo. Me apetecía mucho agradecer a toda la gente que había hecho esto posible, a través de la grabación de un disco, hacer un repaso de mi discografía, donde incluía algunos temas nuevos y también reconocía mis deudas. Quise recordar a músicos sin los cuáles no sería quien soy: Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina, Silvio Rodríguez. Quería hacer un homenaje a quienes me han marcado y decidí incluir Todo cambia. Si bien es de un autor chileno, recuerdo siempre la voz de Mercedes Sosa cantando sus versos”.

Asimismo, sobre el itinerario que se iniciará en el mítico estadio porteño y sus shows posteriores, destacó: “Es emocionante iniciar esta gira, no solo en Buenos Aires sino en tantas otras ciudades. Siempre digo que el viaje es inherente a esta profesión. Eso me ha permitido conocer a gente maravillosa y compartir momentos inolvidables” y prosiguió: “He tenido la oportunidad de estar en Usuahia, en Tilcara, en Purmamarca, en lugares maravillosos. Este es un país plural, un crisol de culturas: el Altiplano, el Fin del mundo. Yo siento que pertenezco”, puntualizó el artista, casado con la argentina Jimena Ruiz Echazú.

EL OFICIO DE LA CANCIÓN

El artista también señaló la necesidad de tener una mirada crítica sobre la realidad e insistir en el anhelo de genera un mundo mejor, con empatía hacia los demás. Estas posturas se reflejan en sus obras. Así, consideró: “Yo escribo sobre lo cotidiano.  Y creo que hoy hay una desconexión entre el relato político y la realidad cotidiana del ciudadano. Creo que esto es similar  en  España y Argentina, y que  se trata de un fenómeno global”, dijo. Más tarde, indicó: “De los cantautores, se dice que privilegian los textos por sobre la melodía. Toma cuatro acordes y haz la canción. Yo creo que si escuchas armónicamente las canciones de Silvio Rodríguez o Joan Manuel Serrat, eso no es cierto. Pero de alguna manera, me subí a ese prejuicio y estuve dando vueltas.  Ahora me di cuenta de que no porque algo sea simple es sencillo. En mi disco anterior, acudí a los ritmos tradicionales latinoamericanos, como el son y el candombe, para hacer canciones”.

Por otra parte, el padre de “Caperucita” subrayó: “ Se cumplieron veinte años no sólo de la salida de mi primer disco, sino de mi primera visita a la Argentina y algo que siempre me llamó la atención fue cómo una canción que yo había escrito Papá cuéntame otra vez, los conmoviera del otro lado del océano, con esa mezcla de desencanto y esperanza que hay en la letra” destacó el madrileño, quien se refirió a sus referencias de este lado del océano:  “Admiro muchísimo a Spinetta, me fascina la época de Almendra. Con mi mujer grabamos Plegaria para un niño dormido en un disco para niños. Ustedes tienen una tradición muy potente. Recuerdo, por ejemplo, haber ido a ver a Fito Páez en el DF. Mi padre era un apasionado de Goyeneche, además él tenía un magnetofón y grabó un concierto que dio Atahualpa Yupanqui en España”, al respecto y sobre nuestra música de raíz, reconoció: “No la conozco tanto como me gustaría. Algo que siempre me ha sorprendido es que el folklore en este país es un género vivo, en todas partes, en todo el país. En cualquier lugar encuentras una peña folklórica.  Gente que no se dedica profesionalmente a la música participa, el que tiene un taller toca el bombo legüero, la chica que trabaja en la tienda escribe canciones. Me llama la atención del folklore que se escriben canciones con una poética muy profunda. Y eso no es fácil”.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios