Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

Crónica del regreso a la vida


26/01/2007

Vistas : 2790

RECORDAR


En la séptima luna, Los Nocheros la rompieron. Ese sería un título acorde a un Cosquín de hace cuatro años atrás, el grupo salteño con Rojas a la cabeza, lejos de la ida de éste y de todo lo que vino después. Pero estamos en el 2007, y el mismo grupo, la misma gente y en el mismo escenario, pero sin Jorge Rojas vuelve a cerrar una séptima luna. El título podría ser: Los Nocheros hicieron una buena performance y la plaza estuvo llena. A juzgar por el año anterior, en que el grupo que lideran los Teruel no tuvo contacto con la gente ni la prensa, este año parece que se les pegó la “onda Rojas” y no sólo probaron sonido a puertas abiertas sino que brindaron conferencia de prensa para todos los medios, sin distinción de cartel. Así les fue. Contrariamente a los que ellos pensaron -una conferencia para hablar de la actualidad musical del grupo- el contacto con los medios fue caótico. Nadie habló de la parte musical, los periodistas -arduos de polémica- insistieron en saber por qué Nocheros está decayendo en taquilla contrariamente a Jorge Rojas, que va en subida, y por qué los cortes en la televisación de los festivales de parte de ellos. Entonces fue un todos contra todos. Kike Teruel contra los periodistas, éstos contra él y contra ellos, un caos que duró más de una hora y del que conclusiones no se sacaron. Sólo restó esperar para ver el show que ofrecería el grupo esa noche al que ningún periodista de los polémicos asistió. Ahora bien, Los Nocheros subieron al escenario mayor alrededor de las 2.30 de la madrugada; hubo dos temas televisados y se cortó la transmisión. Punto para los periodistas. Suponemos que los críticos que lo vieron por tv, no habrán podido apreciar mucho más de lo que vieron al aire, pero los que estuvimos en la Próspero Molina, estamos satisfechos de haber visto un espectáculo de lo mejor en Cosquín. Punto para los Teruel-Ehizaguirre. Los Nocheros siguen siendo Los Nocheros, mal que les pese a algunos y aunque ya no esté Rojas, aunque la voz de Ehizaguirre cargue con el sonido vocal del grupo, la aplanadora nochera esta intacta. Quizá se pueda criticar para gusto de uno, los vientos que le meten a toda chacarera que cantan; tal vez la batería latosa en “Somos Nosotros” -una linda versión aunque un poco ruidosa- del tema de Raly Barrionuevo no sea la adecuada. Quizá los fans no estén a la altura de la euforia de las fanáticas de Rojas. ¿Pero quién puede negar que siguen siendo Los nocheros?. Quizá dentro unos años, cuando cunda la calma y ya a nadie le interese si los Teruel están enojados con Rojas, los periodistas acreditados para la polémica puedan hacer su crítica de Los Nocheros, hablando sólo de lo que hacen sobre el escenario.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios