Notas
NOTA DE INTERÉS


30/10/2017

Vistas : 2055

RECORDAR


Llega el Primer Festival Internacional de Música Judía de Argentina el 3, 4 y 5 de noviembre, organizado por el Instituto de Música Judía de Argentina. Habrá shows, workshops, master class, comidas típicas, charlas, conciertos educativos.

El lugar elegido como sede central es el club cultural Santos 4040, reconocido espacio del circuito off de nuestra ciudad. Según organizadores, se buscó un sitio no perteneciente al circuito comercial, ni al ámbito de la colectividad judía, justamente para enfatizar el corte de apertura y diversidad.
 
Rafael Surijon, una de las máximas autoridades del IMJÚ y productor especializado en música judía, oficia como curador y director del festival.
Sobre el valor de la interacción entre músicos y público, rol que desempeña con gran excelencia esta institución, hablamos con Rafael.

La primera pregunta es obligada, ¿cómo surge organizar un festival así?
Con este festival se busca cumplir todos los objetivos propuestos por el IMJU: difundir música y cultura judía, en un marco de diversidad y pluralismo. Fue inspirador el Kleztival de Brasil. Un gran festival que convoca músicos de todo el mundo, donde el intercambio y vibración artística es espectacular. Desde nuestra participación allí nos propusimos generar una movida con ese espíritu en Argentina.

¿Cuánto tiempo de planificación requiere un festival así?
¡¡Todo el que se disponga!! y no alcanza!!!
Conceptualmente hace mucho que pensamos en este festival. Hace un año comenzamos a trabajar en lo concreto. Primero en el concepto, espíritu buscado y contenidos. Luego, más fuertemente hace unos cuatro meses, en la artística y (tal vez lo más complejo), la logística.
Es muy difícil coordinar tantos artistas, contenidos y propuestas, la agenda de tantas personas, vuelos, hoteles, necesidades técnicas, comunicar con claridad tanta información, etc.

¿Cómo fue el proceso de selección/curaduría?
Primero definimos artistas internacionales que podíamos traer. En esta primera edición son Frank London, uno de los máximos referentes del género en el mundo, y Nicole Borger de Brasil, que además es directora del Kleztival de Sao Paulo, el más grande de la región. Luego, evaluando la escena local, buscamos calidad, variedad y originalidad. Hay tradición, innovación, fusión con otras músicas, música judía por bandas no judías; klezmer y tango, incluso habrá músicas vecinas como balkan y gypsy, y música que nada que ver como el second line de la XL brass band.

¿Podemos definir en tres palabras el evento?
Experiencia cultural judía.

¿Tres bandas que el público argentino no debe perderse?
Frank London con La Gypsy. Si bien Frank siempre es garantía por su calidad y carisma, y aunque estará como invitado de muchas de las bandas participantes, junto a la Gypsy prometen un show explosivo. La Gypsy desarrolló un material original inspirado en trabajos de London junto a músicos gitanos y rumanos, y la All Star Klezmer Band. El concierto se compondrá de ambos materiales (la Gypsy y Frank London brotherhood of brass).
-Orquesta Kef.: se podrán disfrutar dos aspectos super atractivos de esta banda. La impronta vibrante de la energía y alegría de la fiesta judía e identidad judía latina que desarrollaron en los últimos diez años.

Además, el domingo en horario brunch darán un concierto educativo especial para abuelos y nietos, narrando particularidades de la migración judía y asentamiento en argentina.
-Linetzky Klezmer Trio. Este trio de hermanos tiene una fuerte historia familiar atravesada por la musica klezmer y porteña, que en la manera que lo cuentan es una acuarela de la historia de los judios ashkenazim en la diáspora. Tocan la música que les enseñó su abuelo (Zeide) y la que ellos mismos compusieron con la influencia de esta ciudad.
 
¿Cuál es la experiencia personal que te convirtió en gestor de este festival?
Principalmente, el rol dentro del instituto de música judía. Tomamos la tarea de gestión cultural donde notamos cierta ausencia de propuesta. Tratamos de cubrir un vacío, generar una movida donde sabemos que hay mucho interés y materia prima.

¿Cuál es el desafío más grande del festival?
Transmitir la esencia de la cultura judía en un marco de diversidad y pluralismo.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios