Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


28/09/2016

Vistas : 2760

RECORDAR


Septiembre tiene esos contrastes que seduce  el gusto de todos. Un poco de solcito y calor, un poco de frío. Un poco de primavera, otro poco de brisa fresca…Parece que nos maltrata pero en verdad está siendo generoso, el mes del amor y las flores. El mes de las caricias al alma y los colores…Fue una noche así en que sonaron tres violas, bajo, batería,  teclado y percusión, y se derritió la noche más bien fresca del Niceto en pleno Palermo.

Pantalones oscuros, zapatos marrones, manga corta. En trance como le gusta empezar. Horacio supo que se esperaba un arranque a todo trapo, pero no. Eligió el contraste de lo inesperado y bajó diez mil cambios. Lo sonoro fue milenario, las voces de otras voces, los suspiros del viento. No daba para el grito ensordecedor, daba para concentrarse.  

Horacio eligió romperla con lo sorpresivo de su contraste. Una vez más sobredimensionaba la poesía, en otro intento por hacer de un aire de chacarera un refugio de anhelos. Un reclamo, una angustia, un amor profundo…

Había que mirarlos, observar, Banegas cedía lugar, ya no es él sólo. Lo escoltan pero lo apuntalan, lo acompañan pero le imprimen sello propio. Banegas Cristian (el  mono) , Banegas Enzo (el Jana), impusieron un gusto casi esotérico, subliminal, para aceptar o no. Atreverse al menos a no salir a romperla, jugárselas sin atropello. Salir a decir “vinimos a decir esto, vos qué pensás?”.  

Horacio Banegas propuso después de 4 años una estimable puesta en escena para la grabación en vivo de su nuevo disco. Y llamó al encuentro “Banegas x 3”, en consecuencia con el cada vez más acrecentado perfil profesional de sus hijos.  

Se huele orgullo y sabia, y complicidad. Las infinitas sonrisas  del Mono, se entrecruzaban cada tanto con su hermano Jana en la otra punta. Papá sostenía el escenario en el medio. Son la geometría exacta. Eso es aliento puro. Eso se percibe y se demuestra.

Ya por la mitad, Horacio dijo “Qué pasa?, la están pasando bien? Nosotros venimos a mostrarle nuestro trabajo nuevo, pero si no les gusta, cambiamos todo eh”. Como siempre cálido y sonriente, el santiagueño más innovador de la composición folklórica, dejó entrever que se esperaba despiole y que terminó sorprendiendo.  

Dijo: “queremos mostrar una poesía originaria”, con lo más ancestral de la cultura que nos represente como seres de este mundo. Y ahí nomás comprometió a sus hijos en la producción y dirección general de los arreglos. Algo de lo que no puede más que estar orgulloso y atento. Horacio tiene generosidad, y además complace esos saberes jóvenes que lo escoltan. Lo que evidencia capacidad de aprender siempre. Horacio lo sabe y confía. Confía en el tremendo laburo de los otros dos Banegas.

Bajo el cielo de luces multicolores y delante de figuras proyectadas en pantalla, los Banegas fueron tres poetas complementándose.  

Llegó la canción a la mami, vendedora de frutas y verduras del Mercado Armonía en el centro de Santiago Capital, llegó el homenaje al papi albañil, Horacio dijo provenir de “una familia muy humilde” (como supo decir en entrevista televisiva “en casa comíamos salteado”) y detuvo su viola en el pecho al nombrar que es el más chico de 5 hermanos y en ese devaneo con la añoranza, le puso consonantes al corazón, diciendo algo así como “con los abrazos de sol y besos” ella nos supo cuidar.  

Banegas x 3 fue el escenario para resaltar la importancia por lo discursivo. Horacio confiesa ser “un amante de la poesía sin formación académica” y afirma que haber nacido en el Barrio 8 de abril a orillas del Río Dulce marcó todo su “discurso en la música”.

Sólo un santiagueño fiel a sus valores más profundos y referenciado fuertemente por los Cantores de Salavina pudo decir alguna vez “yo creo que uno nace artista, pero tengo instinto de músico”. Desde esa concepción del arte se puede entender la altura de su poesía y la libertad de tiempos y acordes.

En la última parte del show, Niceto empezó a explotar. Horacio sabía que era menester el famoso “pogo de la chacarera” y nos invitó a abalanzarnos y saltar al ritmo de “Mi origen y mi lugar”, “Mensaje de chacarera” o “Nostalgias campesinas”.

Párrafo aparte para agradecer que Jana interpretara tan bien la primera chacarera que musicalizó mi viejo “De mis mayores” (Letra: Juan Carlos Carabajal - Música: Segundo Fermín Maldonado).

Después de cuatro años, se gesta un nuevo proyecto grabado en vivo esta vez con una banda baneguesca como protagonista y José Rajal como único invitado en el violín.

Los sonidos agrestes del monte adentro fluyeron fusionados con guitarras recortadas y eléctricas, redoblantes y sonidos que emergieron de la bondad tecnológica junto a tres santiagueños que imprimieron su estilo auténtico hace años, sin copiar, sin subestimar ni enaltecer, sólo permitiéndose el albedrío de ser dueños de una historia que marca en cada disco la epopeya de la música de raíz folclórica santiagueña.  

Atentos y encantados, esperaremos la salida heroica de tan bella noche grabada en vivo.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios