Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


03/06/2016

Vistas : 1727

RECORDAR


En la ciudad de La Plata hay un centro cultural que ha ido sobreviviendo al paso del tiempo, a los diferentes momentos económicos. Cuna y reparo de muchos artistas que han ido llegando del interior, por trabajo, por estudio, o por el simple hecho de estar cerca de capital. Lugar de encuentro, de movida culturales, y porque no a veces, de ocio. Quien no se ha comido una empanadita de quínoa o de carne de La Salamanca.

Mudado varias veces, pero sin perder la esencia, supo plasmar dentro de sus aficionados un sentido de pertenencia y de arraigo, convirtiéndose con el tiempo en el lugar emblemático de la difusión de la música y costumbres populares de nuestro país.
Por esta casa han pasado personalidades del folklore como Alfredo Abalos, Markama, Los Carabajal, Raúl Carnota, Uña Ramos, Gustavo Patiño, por nombrar solo algunos, que han dejado su huella en este lugar tan emblemático.

A cualquier persona que quiera conocer un poco de nuestra cultura y ande de paso por esta ciudad, es innegable que se la invite a pasar por aquí. La Salamanca, siempre ha apostado a lo nuestro, a tal punto, que hoy su trayectoria, la hacen conocida en todo el país. Familia numerosa que trabajo siempre mancomunadamente para sostener este espacio. Y que uno los puede apreciar ocupando los diferentes puestos dentro de la peña, desde sonidistas, músicos, hasta mozos y cajeros, toda la familia Salamanca dispuesta para este bien cultural, que hoy es símbolo de la noche platense.

En esta ocasión, se disponían a tirar la casa por la ventana. Saliendo de la comodidad de su tradicional casa en 10 y 60 de la ciudad de las diagonales, han apostado a un gran show, en unos de los clubes más grandes de la ciudad, dispuestos a celebrar su trigésimo segundo aniversario.
Y no se han venido con chiquitas, ya que la apertura nomas la hizo Tomas Lipán, cantor reconocido, gran amigo de la familia y actor recurrente de los distintos proyectos, invitado del disco de la señorita Milena Salamanca, solo por citar alguno de ellos, quien entre rimas y versos, fue cantando y contando un poco su relación con esta familia, haciendo bailar a todos con bailecitos y huaynos, además de cantar “Jujuy Mujer” y “Me gusta Jujuy” para hacer emocionar, a aquellos que tiene su pago lejos. Ilustrado algunos de sus temas por la compañía de Danzas Andinas de Raíz América, a cargo de su directora María López quien convido a la gente a bailar con ellos, haciendo de la apertura de esta noche, una gran fiesta, haciendo evidenciar que si así comenzaba, como iría a terminar.

Como continuar la noche tan arriba, después del espectáculo de Tomás, y solo se puede teniendo un grupo de cantores de tal magnitud como Canto 4, una hora de show, que recorrió todo su potencial, pasando por las típicas serenatas, a un pequeño homenaje a Los Chalcha, y a todos los grupos salteños que supieron enaltecer a su provincia, en la época de oro del Folklore Argentino.
Mientras que las chicas gritaban y se embelesaban, por las voces de estos 4 muchachos, y estos, sin escatimar en canciones,  no pasó desapercibido un hecho que es digno de destacar, al permitirle a  “Albertito” -un muchacho con capacidades diferentes- a tocar el bombo junto a ellos, mientras hacían su show. El público los envolvió en un aplauso generalizado y viendo la emoción de este muchachito, que no entraba en si, por  tocar con sus ídolos, noche que seguramente no podrá olvidar tan fácilmente.

Y pasada la media noche llegó el plato principal, este grupo chileno, de la época en que se luchaba con la cultura entre los dientes, contra las dictaduras feroces. Exiliados y repatriados, siempre coherentes en su caminar, enarbolando la bandera de las minorías: llapu.

La banda liderada  por Roberto Márquez Bugueño, de  pocas veces vista  tal sincronización y prolijidad en sus interpretaciones, con una diversidad de instrumentos y de sonoridades, tan variadas como personales,  un orgullo de poder estar en ese lugar, tan cargado de trayectoria, mensaje de lucha y humanidad, y de potente musicalidad.
Recién llegaditos de su gira por la Patagonia Argentina, presentando su último disco “Con sentido y Razón”, finalizándola aquí, en La Plata.

Paseando por temas propios como “Velvo para vivir”, “Mi primer sueño de amor” y “morena esperanza” que hizo bailar a cada una de las almas allí presentes y “amigo” tema emblemático de su basta discografía.

También se pudieron apreciar  temas de otros autores, como “Aquellos tiempos” de Jorge Drexler, “Nuestro Mensaje” de Pablo Coliqueo, miembro de Che Joven, que se hizo presente en el recital, regalándonos una majestuosa versión de este profundo tema y “Sobreviviendo” de Víctor Heredia  que hizo aplaudir a la multitud,   Sin dudas el punto más destacado de la noche.

Después del paso maravilloso de Illapu, quedo el escenario libre para los artistas venideros. Era el turno de La instrumental Salamanquera, esta agrupación de músicos que se ha formado en esta casa, Los Fogoneros (Facundo Maidana y Daniel Guerrero) Juanjo Abregu, Javier Caminos y Luis Salamanca, hicieron bailar al ritmo de gatos, chacareras y Zambas, y además con algunas sorpresitas, ya que Marian Betervide de “Martes de Agua” y Lara Brogliatti sumaron sus voces para interpretar cada una, algunas zambitas que endulzaron la noche.

Prontamente, se sumó la siempre bella Milena Salamanca, quien dejo girando en el aire, melodías como “Jujuy Mujer”, “Amorosa Palomita”, “La MIshky Mota”, “el surco” de Chabuca Granda,  y “Piedra y Camino” de Don Atahualpa, entre otras. Aunque la gente pedía por más, la dueña de casa cedió su lugar para que se puedan suceder el artista que faltaba.

La noche aún seguía, no se podía creer cuanto artista junto, no solo arriba del escenario, debajo estaba disfrutando de la Peña acodado por ahí, Lisandro Aristimuño y sus músicos que habían terminado su recital, en el Teatro Coliseo Podestá y decidieron venir a aplaudirse alguna melodías de nuestro acervo. Una noche increíble por donde se la mire.

Para finalizar, el Gran Bruno Arias, con un recital, mucho más tranquilo en su repertorio, pero sin darnos tiempo de movernos de la silla, manteniéndonos allí con cautivados. Con temas como “pachamama”, “Huáncar”, de su disco “El derecho de vivir en paz”, “Ave de Luz” no se hizo rogar y “Sol de los Andes” fue el clamor popular, al grito de “Cholita!!”.

Y así se nos fue la noche, nada que reprochar, muchos Grande Artistas, sorpresas e invitados. Esperamos ansiosos el aniversario número 33, de La Salamanca este pedazo  cultural que tan orgullosa deja a la ciudad de las diagonales.


Por :

Diego Nucera

Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios