Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


28/04/2006

Vistas : 4404

RECORDAR


Jorge Rojas -quien abrió el viernes 28 de abril en el Teatro Ópera un ciclo de cinco funciones para presentar en Capital Federal su primer disco solista “La vida”- hizo coincidir su debut de la calle Corrientes con el mismo día de su despedida de Los Nocheros.

Al agotarse las entradas para los primeros recitales de los días 28, 29 y 30 de abril, Rojas se vio obligado a agregar una yapa para el 5 y 6 de mayo. Lo casual fue que el 30 cumplió el primer aniversario del divorcio que formalizó el año pasado en el estadio Ferrocarril Oeste con “el grupo de sus amores”, como confesó desde el escenario en la noche de apertura.  

Con 34 años ha demostrado en su corta etapa solista que pudo apartarse sin secuelas -por las distinciones alcanzadas recientemente: Consagración Cosquín 2006 y Premio Gardel como Mejor Artista Revelación 2005- del cordón musical que lo abrazaba, pero aún no logra borrar de su DNI el apellido Nochero. 

Pero ese perfil parece no molestarle porque él mismo repite cada tanto que es con el grupo que creció personalmente y artísticamente, y es por eso mismo que conserva para el final de cada espectáculo algunas de las canciones de ese primer proyecto.   

En este nuevo desafío superado –ya que las primeras tres presentaciones fueron a sala llena- desnudó una solidez artística, tanto interpretativa como vocal, y agradeció a sus fans en varios de los tramos del encuentro por darle la oportunidad de “seguir haciendo realidad tantos sueños”.  

Puntualmente a las 21:30, el recital estuvo iniciado por las proyecciones de videos que recorrieron imágenes de una gira de verano con un numero de 50 shows, que brindó por diferentes provincias y festivales del país. 

Ni bien su figura apareció en escena, su emoción recibió a un público de pie con la canción “Vuelvo” , como lo viene haciendo en citas anteriores porque expresa una línea delgada entre su etapa anterior con Los Nocheros y la decisión de continuar con el peso de su propio nombre. 

La música siguió con “Las alas de la libertad”, “Cuando me dices que no”, “En nombre del amor”, y ahí vendría el momento de escucharlo hablar: “No hay deuda que no se pague, ni plazo que no se cumpla, ¡y llegó nomás el día encontrarnos!. Para cantarles y pasar una noche hermosa que va a tener canciones de amor, zambas y chacareras. Para expresar lo que siento, nuestra música que la traemos con el corazón”.   

Pero sin dudas, uno de los tramos de mayor tensión lo protagonizó junto a su hermano Lucio, quien interpretó junto a él “Quien a pedido perdón” y cosechó uno de los prolongados aplausos de la velada. Otro lugar importante lo ocupó su joven invitado Abel Pintos con quien cantó “Sin palabras” y “Quien pudiera” -primer corte del disco Reflejo Real de Pintos-.   

Con una importante puesta en escena, compuesta por colores blancos y dos pantallas gigantes, las luces tenues climatizaron el momento íntimo para interpretar la canción “Como vivo sin ti”. Suspiros de alto vuelo para enganchar “Mi luna sin ti” y “Cuando se enferma el amor”, donde marcó el registro más profundo de su voz para luego ser reconocido por el delirio de sus seguidores.  

También se disfrutó el tema de su autoría “Luna vallista”, pero ausente en el disco, que mostró un cuidado trabajo en los arreglos musicales. Otras de las novedades fue el contrapunto, al mejor estilo de las coplas, entre la percusión comandada por Carlos Pema y la batería de Guido Bertíni.   

El baile tampoco faltó. El malambo tomó primera fila para el zapateo de sus hermanos Lucio y Alfredo (ambos integrantes de los coros), para finalizar en trío con el propio protagonista. Esta postal se ha transformado en un clásico dentro de sus shows, a tal punto que sus fans esperan ese momento para apreciar su destreza con la danza.   

En el final del repertorio vinieron “Mía”, “Milagro de amor”, “Tómame”, “Locura”, en donde pidió que lo acompañen a cantar, “La vida”, que se lo dedicó a su hermano mayor José Luis Rojas -presente en la platea-, quien padece una enfermedad terminal e inspiró con su fuerza al ex nochero en la composición del tema. Después de casi dos horas, el cierre del telón fue con “La yapa”, “La mitad” y el tradicional bis con “Vuelvo”.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios