Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


25/06/2013

Vistas : 3048

RECORDAR


Como parte de su gira nacional, el cantante visitó el sábado la ciudad bonaerense a teatro repleto, allí dio la oportunidad al artista local Claudio Gonzalez de cantar dos temas juntos. Cientos de personas vibraron con las canciones de su último CD y de toda su carrera, disfrutando de un gran espectáculo artístico.

En la fría noche olavarriense, alrededor de ochocientas personas se dieron cita en el Teatro Municipal para asistir a la ansiada presentación del reconocido artista en su ciudad. Cuando todos ocuparon sus butacas, los músicos comenzaron a tocar, los bailarines irrumpieron en escena y Jorge entró al compás de “La vida”; luego vino “El secreto de tu voz” y, para el coro de la platea femenina, llegó  “Uno mismo”.

Al cantar "El secreto de tu vida", en la pantalla se proyectaron imágenes, fundidas con algunas del vivo, al terminar saludó y dijo: "Desde acá vamos a proponer un montón de sentimientos que están en nuestras canciones, porque nosotros nos comunicamos a través de ellas". Y vaya si se comunica un artista a través de las letras, un sentido ejemplo es "Por si volvieras" tema compuesto por Abel Pintos, pero muy especial para Jorge porque está inspirado en su hija.

También sonó "Me había olvidado", donde la pareja de bailarines baila al compás de la música y de las palmas del público, quien disfruta de la conjunción artística entre la voz del artista y el bailar de la pareja. Un momento romántico, con luces bajas que acompañaron, se vivió en los temas "Hoy he llegado a la ciudad",  "El último deseo de navidad" y "Sin memoria".

El repique del bombo leguero, y el zapateo de los bailarines dejaban en claro que se vendría el set de folklore de esa noche. Guitarra en mano, y frente al micrófono central -de los tres que habían colocado para ese momento de la noche al medio del escenario- Jorge Rojas cantó junto a sus hermanos "Marca borrada" y "De esas que te hacen llorar".

Pero como en cada uno de sus shows no fue sólo él el protagonista, sino que hubo momentos para todos, como cuando Alfredo Rojas entonó, acompañado exquisitamente en el acordeón por Antonio Riera, "Zamba para decir adiós", o cuando Lucio hizo lo propio en "Corazón santiagueño".

"Cada encuentro que tenemos cada año en "la fiesta nativa" es muy especial, y esta canción representa un poco qué es esa fiesta; cómo viven en una pequeña porción de tierra más de cinco etnias con pureza, pero muchas necesidades", dice, y cantan "Una sola voz".

Esa noche también sonaron “No me abraces porque lloro”, “Otra pena” y “Sayera”, donde el Teatro Municipal dejó por un momento de estar en Buenos Aires para respirar, sentir y vibrar aire norteño. Ese clima sin dudas se logra también por la calidad musical que dan sus músicos, como Cristian Banegas en bajo, Achi Bevilacqua en batería, Marcelo Cáceres en Guitarra y Mauricio Griotti en teclados.

Un sello distintivo en el espectáculo es la conjunción del canto y la danza, que a lo largo de la noche acompaña en diferentes canciones;  y sin dudas, el momento más especial se vivió cuando el cantante junto a su hermano Luciano se batieron en un “duelo de malambo” con los dos bailarines del show, provocando una ovación de pie. Después vinieron “Lágrimas negras” y “Un montón de estrellas”.

“Hace un tiempo, charlando con un periodista de acá me comentaron de un cantor de la ciudad, que es muy querido y esta noche quiero que venga a cantar con nosotros”, dijo e invitó a Claudio Gonzalez a subir al escenario, para juntos entonar “No saber de ti”  y “Mía”.

En los bises es el público es quien pide, así entre lectura de carteles -proyectados en la pantalla gigante- y gritos llegan “Canción del adiós”, “Una noche más”, “La llave” y “Vuelvo” para finalizar con el teatro a pleno de pie bailando al ritmo de la reconocida canción de Jorge Rojas y esperando con ansias el regreso para que esa noche se repita.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios