Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


10/06/2013

Vistas : 2323

RECORDAR


Bruno Arias alegró y emocionó a su público el pasado viernes 7 de junio en La Trastienda CLUB de Buenos Aires, con un sorprendente espectáculo en el que comenzó a despedir su disco Kolla en la cuidad y mostró temas que formarán parte de su próximo material. La fiesta jujeña en territorio porteño se trasladó desde La Trastienda hacia Plaza de Mayo, donde Bruno siguió cantando rodeado de sus seguidores sin importar el frío de la madrugada.

El músico jujeño nacido en El Carmen fue protagonista de una nueva noche mágica en Capital. Es el “kolla en la ciudad” más querido por el público por su gran humildad. No sólo es admirado por su música sino, además, por su compromiso en la lucha de los pueblos originarios.

Marcadas las 21 horas en una Trastienda colmada de espectadores, un grupo de sikuris irrumpió con su música de manera festiva vestidos con trajes azules y blancos, largos sombreros con plumas, y con bombos y redoblantes pintados con la palabra Aymara.

Minutos después apareció Bruno Arias junto a sus músicos Antonio “Becho” Riveiro (voz y bombo legüero), Juan Carlos Liendro (flauta traversa), Ramón Córdoba (guitarras y charango), Juan José Bravo (batería) y Agustín Flores Muñoz (bajo). Antes de comenzar pidió que dejaran entrar a aquellos que quedaron fuera por falta de entradas.

Aparecieron los acordes de “Jujeñito” y, al distinguido canto de Bruno, se sumó una vez más la increíble voz de su coterráneo “Becho” Riveiro conformando un dúo con gran expresión musical. Una fuerte ovación acogió a los músicos en esta canción.

De inmediato, convocó al escenario al solista jujeño Capi Nieva que se encuentra en Capital para presentar su nuevo disco Venteros. Con Capi en los vientos compartieron todos juntos el clásico “Viva Jujuy”. Además, la función contó con la presencia del pintor Andrés Gauna que fue pincelando en vivo distintos cuadros.

Bruno Arias nombró al compositor, músico y maestro rural de Humahuaca, Ricardo Vilca, y comenzó a entonar una bellísima canción a la que llama “Tema Vilca”, que “Es un tema libre que siempre sale distinto”.

Dedicó gran parte del espectáculo a Ricardo Vilca y, junto a Capi Nieva en vientos y a Ramón Córdoba con el charango, lo homenajearon con  distintas melodías instrumentales como en la bella canción “El último tren”.

Una vez más el dueto de voces de Bruno y Becho deslumbraron al público en “Quebrada de sol y de luna”. La sentida interpretación de este tema fue acompañada por la fuerza musical de toda la banda.

Más tarde, invitó al percusionista Alejandro Tula que participó en dos chacareras. La hermosa versión de “Digo la Telesita” se destacó y varias parejas de bailarines aparecieron para danzar al compás de su melodía.

Guillermo Illanes, de San Juan, se sumó en el cajón peruano al igual que Alejandro Tula y con un alegre ritmo de Perú todos los presentes bailaron desde sus lugares.

Como su amigo Tonolec no estaba presente en el lugar, en medio de la función Bruno agarró su celular, lo llamó e hizo escuchar a todos su respuesta que fue: “Estoy afuera, no me dejaron entrar”. De este modo, el jujeño pidió que lo dejaran pasar y allí pudo participar con su canto en lengua originaria en “El viejo Quintín intruso”. Todo el público le brindó una gran ovación.

El momento más emotivo de la noche se vivió con “Kolla en la ciudad”, canción que tituló su último material y por el cual fue recientemente nominado en los Premios Gardel 2013 en la terna de Mejor Artista Masculino de Folklore. Todo el público cantó a capella con gran sentimiento y pudieron vislumbrarse lágrimas de sentida emoción en muchos rostros. En este tema se lució también Juan Acosta, de La Gallega Rock de Jujuy, con increíbles punteos de guitarra eléctrica.

Tras la dulce interpretación de la vidala “Roncos suspiros del viento”, la función debía llegar a su fin pero el público no quería que la fiesta terminara. Así que las palabras de Bruno “Cualquier cosa la seguimos afuera” aliviaron a los espectadores que supieron que así iba a ser.

Para un desenlace alegre y festivo el dúo La Yunta, algunos integrantes de Coroico, Capi Nieva y la banda entera de Bruno coparon el escenario para cantar junto al público, que se encontraba bailando de pie, “Ella baila sola”. Y con la presencia de los coloridos diablos sonaron “Jacha Malku”, “Caminantes”, “Airampos” y “La vi por vez primera”.

Con este último tema todos los presentes fueron saliendo al lado de Bruno, que con su charango, continuó la fiesta en la calle. A pedido del público que quería seguir la fiesta en Plaza de Mayo, decenas de seguidores caminaron cantando junto a Bruno que extendió la presentación allí junto a Maximiliano Alarcon, en vientos, con “Kolla en la ciudad”, “Nuestro mensaje” y “El viejo Quintín intruso”.

Alegre y sencillo, una vez más Bruno Arias deleitó a sus seguidores en Buenos Aires con su canto y sus gestos de humildad. La gélida noche porteña se convirtió de esta manera en una calurosa velada a pura música y alegría.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios