Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


25/06/2012

Vistas : 1795

RECORDAR


“Soy la voz del viento que regresa como el sol / Soy el pueblo y su paisaje vivo, es mi cancion”. Y si, regresaron y con toda la fuerza que los caracteriza e incluso más!!!

Volvieron a Tucumán a presentar su cuarto disco de estudio llamado Pueblo, editado a fines del año 2011, cuando Juan, Hernando, Luis, Juan José, Sebastián y Álvaro hicieron vibrar al Teatro Alberdi la noche del pasado sábado.

A sala colmada, como es su costumbre, Los Huayra desembarcaron una vez más en la provincia; con nuevos sonidos, mucha influencia latinoamericana y temas/homenajes a grandes “próceres” que marcaron el cancionero popular argentino, como Los Manseros Santiagueños y Horacio Guarany.

Pasadas las diez de la noche, el telón se corrió con los primeros acordes de las guitarras de Los Coyuyos del Tucumán, cuarteto encargado de inaugurar la noche.

Fieles a su estilo, vestidos de gauchos con los colores del poncho tucumano (marrón por la tierra y bordo por la sangre derramada por los originarios) y un puñado de zambas y chacareras tradicionales alentaron los primeros aplausos.

Una hora de puro recital tucumano y las arengas hacia los salteños que se preparaban detrás de bambalinas, listos para salir, aumentaron las ansias.

El huracán estaba previsto; el telón se abrió nuevamente y seis figuras se recortaron sobre el escenario generando un aullido masivo que marcó el inicio de la tormenta.

La potencia de las voces acompañada de una puesta en escena y luces de primer nivel dieron como resultado un espectáculo explosivo de mucho colorido, musical y visual. Los músicos se brindaron a su público, bailaron, se divirtieron y enamoraron a los cientos de personas que colmaron el Alberdi.

“Ojalá”, de Silvio Rodríguez, fue uno de los temas más cantados y ovacionados de la noche, sin desmerecer la versión de  “Si se calla el cantor”, que fue acompañada con imágenes en la pantalla gigante de Atahualpa Yupanqui, Horacio Guaraní y Gustavo Ceratti, que pusieron de pie al público.

Sentados alrededor de una mesa de bar, una noche de guitarreada, escuchando la penas que el vino pretende ahogar de un parroquiano cercano, sonaron los acordes de “Bar y Tambor” y “La Volvedora”.

Mas de dos horas de show le pusieron calor a la noche, “No” y “Soy el diablo de Humahuaca”, clásicos en sus repertorio, fueron marcando el cierre bien arriba.

Telón cerrado, luces apagadas y el grito de “una más!” que se repetía. Vuelta al escenario; tema pedido, tema complacido, “La noche sin ti” fue un cierre perfecto; ellos callados y cientos cantando.

El huracán salteño arrasó Tucumán, localidades agotadas en dos funciones. La adrenalina a flor de piel y un recital para volarse a cabeza.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios