Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


07/02/2012

Vistas : 2377

RECORDAR


El trío volvió a los escenarios de la Capital para ofrecer un concierto de sublime calidad artística en donde repasó obras de sus tres discos. Virtuosismo, emoción, intimidad y alegría en una noche que enalteció la música popular argentina y latinoamericana.

Aca Seca, el trío formado por el tucumano Juan Quintero en guitarra y voz, el olavarriense Andrés Beeuwsaert en piano y voz y el santafecino Mariano Cantero en batería, percusión y voz, se presentó el viernes 3 de febrero en la sala del CAFF (Club Atlético Fernández Fierro), con un repertorio de más de veinte obras que forman parte de sus tres discos de sus 12 años de carrera. El trío conmovió al público por la calidad de los arreglos vocales, la originalidad de los arreglos y la profundidad de sus propias composiciones. Inauguraron así un ciclo que los tendrá todos los viernes de febrero en el CAFF

Los músicos ingresaron al escenario pasadas las 22.30 y saludaron con un gesto de cordial reverencia al público presente que desafío los más de 30 grados de temperatura de la noche del viernes para ver, escuchar y sentir a una de las bandas que mejor timonean el rumbo evolutivo de la música popular argentina y latinoamericana,  junto a otros ejemplos como Puente Celeste o Cuartoelemento. El trío abrió la noche con la “Vidala de las Estrellas”, una obra del santafecino Jorge Fandermole; exquisita interpretación que puso a los espectadores atentos y en silencio, a lo que siguió una hermosa zamba y el gato “Siempre y cuando” del tucumano y amigo de Juan Quintero “Topo” Encinar.

Los miembros de Aca Seca son jóvenes pero tienen una vasta formación académica y extensa experiencia artística. Se conocieron, cuando cursaban Composición y Dirección Coral y Orquestal en la facultad de Bellas Artes en la Universidad Nacional de La Plata. En el año 2003 editaron su primer CD, Aca Seca Trío, al que luego le sucedieron: Avenido (2006) y el CD y DVD, Ventanas (2009). Juan Quintero integra además un dúo con Luna Monti, con quien ya llevan dos discos grabados y un dúo con Edgardo Cardozo (guitarrista y compositor de “Puente Celeste”) con quien editó el disco ”.  Andrés Beeuwsaert integró los grupos de Javier Malosetti entre 2002 y 2006, y de Pedro Aznar entre 2004 y 2009 y actualmente integra un dúo con la cantante, instrumentista y compositora Tatiana Parra. Por su parte Mariano Cantero formó parte del grupo de Liliana Herrero, Ernesto Snajer, Verónica Condomí y Banda Hermética e integra La Bomba del Tiempo.

Además de su sobresaliente talento musical Juan Quintero cuenta con una exquisita pluma para  componer. De eso dio cuenta  su chacarera “Maricón” con la que continuó el show,  que narra la historia de un amigo quejoso y malhumorado que no puede darse cuenta de las cosas bellas de la vida. Luego una versión realentada de “Cueca de agua” de Javier Cornejo y  nuevamente una obra de Fandermole inspirada en la rivera del vertiginoso río Carcarañá, “Carcará”, con una interpretación más alegre y bailable.

La relación entre los coprovincianos Juan Quintero y el referente número uno de la guitarra argentina, Juan Falú, es muy amistosa y de admiración mutua.  Tanto es así que Falú le compuso una zamba a Quintero llamada “Como el aire”. Han compuesto algunas obras juntos de las cuales Aca Seca interpretó el viernes la chacarera irregular “Pa' que la quiero redonda” que lleva letra de Quintero y música del maestro Falú.

Además de las composiciones propias, el trío elige interpretar a autores destacables en lo musical y lo poético, haciendo siempre arreglos de una originales. Con Aca Seca vale la pena volver a escuchar temas clásicos porque cuentan con el talento de convertirlos en nuevas perlas. Uno de los autores versionados es el uruguayo Hugo Fattoruso de quien el trío arregló  la bellísima canción “Puente maíz”, que conmovió al público del CAFF por la belleza del arreglo de voces.  A continuación el trío tocó el tema que da título a su último trabajo editado en 2009, Ventanas, hermosa canción con un poesía simple pero de alto vuelo lírico, protagonizada por la voz del percusionista Mariano Cantero. Otro de los músicos que Aca Seca elige para sus interpretaciones es a Edgardo Cardozo de quién tocaron el tema “Chiquita” dedicado a su hija,  y “Toto” una obra con un pulso muy rápido y en donde la banda mostró un excelso virtuosismo instrumental.

La velada continuó con una versión del tradicional huayno “Clavelito blanco” momento en el cual Juan se lució con el arreglo de guitarra demostrando que tiene la gran habilidad  para cantar y ejecutar al mismo tiempo complejos arreglos con su instrumento. Luego llegó el turno de una versión entre jazzera y psicodélica del tema “Esa tristeza” del uruguayo Eduardo Mateo en donde Mariano Cantero realizó un solo magistral con su set de batería y percusión conformado por bombo legüero, djembé, placas, gongs, y un decena de platillos de todos los timbres y tamaños.

Ya sobre el final el trío interpretó la chacarera de Néstor Soria  y Rubén Cruz “Comadre Dora”, el “Huayno del Diablo”, obra que se encuentra en “Avenido”, el segundo álbum de la banda editado en 2006 y como coronación de la noche, “Paloma”, hermosa canción del trío que abre el último disco Ventanas, editado en 2009.

El entusiasmo del público hizo que los bises no se hagan esperar. Juan, Mariano y Andrés se pararon sobre el borde del escenario y pidieron a alguien del público que apagara los ventiladores de la calurosa sala para poder ser escuchados a capela y sin amplificación.  Conmovedor final con la vidala tradicional anónima “Pobre mi negra”, el huayno “El avenido” de Gustavo Cuchi Leguizamón donde los tres realizaron una percusión con palmas y golpes en el cuerpo, logrando un clima de una gran intimidad que demostró la amplitud de matices estéticos que maneja el trío.

El show del viernes dio cuenta de un formidable trabajo tanto desde lo vocal como desde la instrumentación. Aca Seca puede definirse como fusión y mixtura de folklore tradicional, jazz, world music, rock, música clásica, y podemos seguir enumerando. O quizás sea justo decir que  a veces, en la música, las fronteras de los géneros se diluyen, y no hay límites que la contengan cuando fluye la libertad, la sensibilidad y la palabra. En Aca Seca toda esa variedad decanta en un estilo propio, que es ya una usina de inspiración de nuevos artistas,  una ventana luminosa por donde mirar la evolución de la música popular argentina y latinoamericana.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios