Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

03/12/2011

Vistas : 2949

RECORDAR


La banda anunciaba su presentación del 30 de noviembre en el Konex como un espectáculo ATP. Un concierto al que pudiera acercarse toda la familia a pasar una tarde noche a plena música.

A pesar que debido a la reprogramación -el concierto había sido suspendido el sábado 19 por lluvia- era día de semana,  la concurrencia fue mucha. En el patio del Centro Cultural se hacía honor a esa premisa de ir en familia, ya que rondaban por todo el lugar una gran cantidad de niños.

Niños que se entusiasmaron al ver a La Chilinguita en acción; este conjunto de percusión deleitó al público presente con un set de canciones antes que los Arbolito suban al escenario.

Cerca de las 21 comenzaron a proyectarse en la pantalla imágenes de las presentaciones de la banda en Cosquín Folklore y Cosquín Rock. Quizás esa sea su marca personal más resonante, la de brillar haciendo el mismo repertorio en dos escenarios que a simple vista parecen tan diferentes.

Abrieron la noche con un tema instrumental, en el que todo el público acompañó con cánticos y fervientes palmas. Luego le siguieron “Baila baila” “¿Cómo hacer?” y “La costumbre”.

Tampoco faltaron “Saya del yuyo” y “En este instante”. Al momento de entonar “Un cielo mucho más claro” comentaron que hacía poco tiempo habían estado en el festejo de los 10 años de control obrero en la fábrica.

La particularidad de Arbolito radica en, por ejemplo, que el público pase del pogo en “El bichito”, a bailar una chacarera con “Europa”. Pero ese aire de chacarera fue solo el comienzo, porque a esa le siguieron “La Recuperada” y “Tu moral”, convirtiendo al patio de la ex fábrica en una inmensa peña.

En todo el Konex podían verse niños de las más diversas edades entonando temas como “Chacarera de las cloacas" y bailando otros como "Estudio de charango", muchos de ellos luciendo remeras de intensos colores con un árbol estampado en el pecho, seguramente compradas esa misma noche.

Para despedirse decidieron cantar “Sariri”, tema en el que el público acompañó fervientemente, y lógicamente luego de los aplausos todos los presentes en el lugar pidieron otra. Para los bises cantaron “La arveja esperanza” y terminaron su presentación con “El pibe de los astilleros”.

Eso es Arbolito, una exquisita combinación de ritmos, melodías, costumbres y pensamientos; gracias a la cual se puede reunir a un público tan diverso, pero que conviva en una perfecta armonía.  No por nada brillan en Cosquín Folklore y en Cosquín Rock, siendo locales en ambos escenarios.

Nota: Macarena Saizar Botta

Foto: María Victoria Terrizzano


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios