Notas
ENTREVISTA


24/10/2010

Vistas : 1223

RECORDAR


Con tan solo 26 años de edad, compone, toca el piano, canta y es autora de sus propios temas. Su nuevo CD Sentido Contrario, que será presentado el martes en Café Vinilo, incluye temas de folklore, tango, ritmos brasileños y rioplatenses, logrado además, en compañía de varios músicos prestigiosos.

¿Dónde ha transcurrido tu vida?

En Buenos Aires, en el barrio de Almagro donde vivo hasta hoy. Lógicamente pase por un montón de lugares distintos, pero mi casa siempre estuvo en el centro. Soy porteña.

¿Cómo fue que la música llegó a tu vida? ¿Qué o quiénes te influenciaron?

Toco el piano desde muy chiquita. Tenía 4 años cuando empecé a cantar como jugando, no como si fuese ninguna prodigio, sino que realmente me resultaba muy divertido, en un lenguaje muy familiar, cómodo para expresarme, entonces la música llegó así naturalmente. Siempre supe que quería dedicarme a la música, cantar y sobre todo inventar canciones. Por otra parte mi hermano mayor también es músico. Y si bien mis papás no lo son, siempre nos estimularon y nos favorecieron mucho para que fuéramos a ver cosas y conociéramos músicos.

¿En qué lugares te has ido presentando en este último tiempo?

Sobre todo en Capital Federal. En San Telmo, en varios teatros, pubs, barcitos… El ciclo más largo que hicimos fue hace un tiempo en La Scala de San Telmo, igual ahora hace mucho que no tocamos en vivo. Estuve tocando como invitada de otros grupos, pero con mi grupo hace mucho que no tocamos porque paramos para grabar y ahora volvimos al ruedo.

¿Por qué elegiste ese  nombre para el nuevo disco?

El disco habla un poco de que es lo que uno hace cuando va supuestamente contra la corriente. Entonces todas las canciones giran en torno a ese concepto, a perderse y a encontrarse, conocerse, a buscar diferentes aspectos de una misma cosa, a relacionarse con los otros de una forma u otra, a ir y volver, no diría a arrepentirse pero si a replantearse cosas. Entonces las canciones que seleccioné son en función de fortalecer ese mensaje.

¿Cómo fue la selección de los temas que incluiste?

Son canciones propias, de modo que la selección fue muy directa respecto a las cosas que yo quería transmitir y contarle a la gente. Me fui guiando un poco en función del concepto que yo quería hacer del disco. En cuanto a las canciones de otros, hay un cover de Caetano Veloso que se llama “Desde que o samba é samba”, y un fragmento de “Subo” de Rolando  Valladares, que las elegí porque me parecía que podían aportar al concepto general del disco.

De todos los ritmos que abarcas… ¿Con cuáles te sentís más cómoda?

Si me permitís delirar un poco, el ritmo con el que me siento más cómoda es aquel que no tiene un encauce formal. Por ahí es la mezcla de todos esos ritmos y es lo que me sale más naturalmente. Probablemente yo no podría hacer un disco de tango, de folklore o de música brasilera, sino que para sentir que mi música está completa necesito fusionar todas estas cosas y mezclarlas en un tipo de lenguaje. No porque sea excéntrica ni porque esté buscando una cosa rarísima, sino porque simplemente me sale así y me siento cómoda en ese formato. De cualquier manera creo que  el ritmo con el que me siento más cómoda es el que me marca mi propia necesidad de expresión.

¿Cómo fue tomado tu primer material por el público?

El primer CD es muy diferente a este que está saliendo ahora. “Lo que respiro” salió en el año 2006, cuando yo tenía 22, y estaba pasando por un momento personal muy distinto, entonces también la gente fue acompañando ese cambio y eso estuvo bueno. Si bien por ahí el comentario que me hacían era que el disco era muy melancólico, medio tristón, pero a mí me interesaba explorar ese sentido. El arte del disco es blanco y negro o escala de grises, y este disco en contraste al anterior, es a todo color. Lo que me interesaba era marcar justamente ese contraste y ese cambio. De cualquier manera, el primero si bien es mucho más chiquito y menos pretencioso, en algún punto, me permitió abrir muchas puertas, conocer mucha gente y aprender mucho también.

¿Qué tenés preparado para ofrecerle al público en la presentación?

Para la presentación de este nuevo material vamos a tener muchos músicos invitados. Vamos a estar nosotros cuatro, la formación estable: Juan Pablo Lazo en  guitarra, Sebastián Lara en bajo y Chacho Ruiz Guiñazú en percusión y yo voy a cantar y tocar el piano. Pero además vienen un montón de amigos, algunos de los cuales grabaron también en el disco. Estamos ensayando mucho para salir a hacer lo que en realidad es más lindo… compartir esto con todos.

¿Cuáles serán las próximas actividades para la promoción del trabajo?

El martes 26 de octubre, a las 21 horas en  Café Vinilo - Gorriti 3780, y 15 días después tenemos una presentación en el Centro Cultural del Sur, en Av. Caseros 1750 a las 21 horas. Y después vendrán algunas otras a confirmar que ya les avisaré.

¿Cómo te ves con respecto a tu carrera en un futuro cercano?

Ojalá que la música sirva para hacer cosas, y pueda salir a tocar y a difundir un poco más lo que hago. Creo que donde me veo es cantando para propiciar que la gente pueda llegar a encontrarse y a encontrar puntos en común. Me encantaría seguir compartiendo con amigos y músicos a los que quiero y admiro un montón. Que a alguien le guste alguna de mis canciones y la quiera grabar y hacer parte de su repertorio. El otro día tuve una sorpresa muy linda: un coreógrafo me mandó un mail diciéndome que había escuchado mi Candombe  en la radio y que lo quiere usar para su ballet. Y me pareció algo hermoso porque ahí es donde la música se completa, cuando se pueden usar las canciones para una actividad supuestamente ajena, pero tan propia como cualquier otra. Me veo en un futuro cercano acercándole mis canciones a la gente, con humildad y con respeto, pero con la convicción de que escuchar música nueva está siempre muy bueno.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios