Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


17/12/2004

Vistas : 2097

RECORDAR


Sin perder tiempo, empieza a hablar sobre todo lo que supo recolectar, analizar y sistematizar. Todo. Acerca de las creencias populares dice: “El gauchito Gil existió. Está su gente, están no sólo sus admiradores sino los que lo conocieron. No hace tanto que murió, pero es sagrado para los correntinos. Hay infinidad de santos paganos. Cada provincia tiene uno y lo más importante es que hay un respeto, las procesiones que hacen para el gauchito Gil, para la Telesita, para cualquiera de esos santos que no están canonizados por la Iglesia. Pero la Iglesia no se opone y hace muy bien. Más aún, a veces cuando la relación es buena con la Iglesia y la gente que está ahí, cuando le hacen el homenaje, la Iglesia participa como todo ciudadano. No está mal. Vale como acto de solidaridad y yo les digo que después de conocer intimidades de la Telesita, la pobreza en que vivió, el canto ese que dice: ´Telesita la mangamota tus ropitas están rotas…´ ¿Qué rotas? No tenía ropa prácticamente. Pero hay que tener un poco la pasión de todo esto, porque si somos un poco elitistas, entonces, bueno, nos vamos al Colón…”. Este hombre, de 93 años, está entusiasmado en el trabajo que tuvo durante toda su vida y sigue transpirando pasión por lo que hace. Supo ser Maestro Normal (Escuela Normal Mixta de Avellaneda), Profesor Nacional de Geografía (Egresado del Instituto Superior del Profesorado Joaquín V. González), Profesor Nacional de Educación Física (Egresado del Instituto Superior de Educación Física Enrique Romero Brest), Egresado del Instituto de Conducción Educativa (ISCE). En la actuación docente, se destacan los siguientes pasos: Profesor Adscripto a la Cátedra de Geografía Humana del Instituto Superior del Profesorado; Profesor fundador y Regente de Estudios del Liceo Militar General San Martín; Profesor y Director del Gabinete de Investigaciones Folklóricas del Instituto Félix Fernando Bernasconi; Director de Cursos relacionados con el folklore en diferentes ciudades del país en: Universidad de Belgrano; Universidad de Concepción (Chile); en Ateneo de Estudios Folklóricos del Paraguay; en Montevideo (Uruguay), entre otras cosas más. Realmente no quedan dudas de su enorme capacidad para cumplir varias tareas a la vez. Popular. “Esa es la palabra justa: culto popular”, marca aceleradamente Coluccio. “Todo es muy popular. Cultos populares respetados y respetables, además en ninguna de estas manifestaciones y concentraciones que hacen, nunca se encuentra nada bochornable, de fiesta poco grata a la moral. Se respetó mucho, se le tiene un gran afecto y además le han pedido cosas que han cumplido. Y, ¿qué duda va a tener esa gente que no tiene mayor ilustración? Y, ¿qué importa? Aunque la hicieran y se cumple lo que le han pedido, ahí tiene usted una fuente fundamental de dispersión del culto. Porque cuando van los investigadores del interior ahí se empieza a recordar. Algunos dicen: ´ nosotros fuimos a verla a la Telesita y vino hasta casa…´ y sin ir tan lejos, aunque no es lo mismo, es otra cosa, la Madre María. Yo la conocí de chico. Yo era un mocoso de ocho, diez años y vivíamos al lado de donde ella venía a hacer su prédica, pero tenía una figura imponente, una señora alta, no gorda, bien formada, una voz dulce, una frase de amor para todos. Era fabulosa. Estaba en la calle Mitre 563, en Lanús (Buenos Aires). Al lado nuestro. Y a mi madre la quería mucho. Era un poco la imagen de ella. Mi madre era italiana. Tenía el peinado así, abultado, canas y además era muy respetuosa del culto. A nosotros nos respetaba mucho y nos quería mucho. Después, por Temperley (Buenos Aires), tenía su centro dinámico”, no para de contar sus historias y recuerdos. Continúa verborragicamente: “Y bueno, en la Chacarita hay un monumento muy bueno de la Telesita. No solamente tiene el templo donde está la tumba, sino que hay un pequeño edificio, como un santuario. Fíjese: el que alcanza un nivel así, curioso, parecido al de la Telesita, es Carlos Gardel. Pero a Gardel no le hacen peticiones, es el homenaje por lo que fue Carlos Gardel, por lo que dio Gardel. No hay ninguna cosa religiosa en Carlos Gardel en el sentido de hacer promoción por la religión. Todo lo que dio, lo dio en vida y todo lo que dio, estaba a la vista. No había trampa. Eso es lo lindo. Y apenas se empieza a viajar por el interior, en todas las provincias hay santos paganos, como le llamamos nosotros. Paganos no en el sentido ofensivo. Qué no estaban casados con la Iglesia. Hacían lo que hacían y lo hacían por devoción al pueblo. No uso esta frase en el sentido peyorativo que tiene entre los políticos. Parece ser que el pueblo eran los sufrientes, tenían necesidades espirituales y ellos las calmaban. Además conseguían muchas veces devociones entre los pobres. A veces, en algunas poblaciones venía muy bien, porque el país sufría mucho tiempo. Pueblos atrasados culturalmente, atrasados económicamente. Para que un chico, en cualquier parte, ya mismo en la ciudad, que también tienen sus orillas y es gente modesta, para que el chico tenga un cierto porvenir a través del estudio, es difícil, no es fácil. No todas las familias pueden sostener uno o dos chicos que van a la escuela y quieren estudiar. Pero se va haciendo, van saliendo cosas”.   Arrimando una definición Consultado acerca de si pudo llegar y terminar en una definición concreta de Folklore dice: “Se pueden plantear varias y todas son válidas. Porque no es una competencia. El folklore son los fenómenos culturales de cierta antigüedad que se transmiten de generación en generación y no tienen sentido económico. No se hace una participación para ayudar en la comunidad folklórica. Comunidad folklórica, es aquella que tiene un escaso recurso: poca elevación cultural, poco trabajo y después creencias, creen después tal vez en algún tipo que agarró la manija y se hizo fuerte no con propósitos malditos sino para darle una ayuda a sus cofrades de la comunidad, enseñándole a tener algún oficio o haciéndoles que les enseñen algún oficio, que vayan a la escuela… Entonces se agrandan porque en la medida en que el tipo que está metido en esto, tiene una visión sensata libre de toda promoción, simplemente como son los hechos y como se van desarrollando, y bueno, empiezan a creer y se hace uno más de la cofradía, pero en ninguno de ellos el dinero consiste en una finalidad. Eso sí, se hacen acumulaciones de bienes materiales, de los pocos que tienen como ropas, alimentos, para las comunidades más pobres. Entonces, como no es común que eso ocurra, esa gente tiene una pequeña aureola”. A pulmón por el país… “Las provincias más ricas en fenómenos folklóricos son: Corrientes, Formosa, Santiago del Estero. Por eso, tiene acá cantidades enormes de cantores porque está lleno de gente que tiene sentido musical y ve las cosas de su pueblo, pobres y humildes, y lo conmueven. Entonces se entregan a


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios