Notas
NOTA DE INTERÉS


22/01/2010

Vistas : 1549

RECORDAR


“Cosquín es el mito latinoamericano para todos los artistas. Trajimos un cantor que ganó hace cuarenta y seis años como solista vocal: Saturnino López, un hombre grande que estuvo cantando. Tenemos una delegación importante de catorce músicos y cincuenta y dos bailarines. La parte del Ballet dirigida por César Ramírez, con coreografía de Larisa Arrúa. Y Hugo Araujo que estrenó la parte chamamecera de la coreografía. Trajimos un bailarín de pista para mostrar cómo se baila en las pistas aún nuestra música litoraleña. Creo que es una de las pocas obras folklóricas que todavía son bailadas en pista… son muy pocas. Pusimos algunas obras de autores formoseños, una de un autor correntino que es Mateo Villalba y al final cerramos con una galopa, que es una obra mía que se llama Canción del nuevo día, dedicada al trabajo y a la esperanza de nuestro pueblo”, relataba luego de la presentación Jorge Santander, director de cultura de la provincia de Formosa y el encargado de dirigir la delegación que pegó el grito formoseño para mostrarle a todo el país que Formosa tiene mucho para mostrar.

Con muy buenas imágenes y un repertorio bien formoseño, que incluyó chamamé, galopa, chacarera y zamba, todas las regiones de la provincia se hicieron presentes sobre el escenario Atahualpa Yupanqui y se llevaron como merecido premio el aplauso y la ovación de los asistentes a la cálida noche del jueves de la Plaza Próspero Molina.

“Nosotros somos multiculturales, plurilingües, ya que tenemos cinco lenguas vivas en nuestra provincia. Quisimos poner esa mixtura que se está logrando en la integración de la provincia, a través del canto y de la danza. Por ahí no está todo representado como quisiéramos pero esta fue la intención. Poner nuestra provincia joven y mostrar que estamos caminando al ritmo de las demás hermanas de la República Argentina y queríamos estar en los cincuenta años de Cosquín. Nos gustó mucho como nos recibió el público. Cosquín cumplió una vez más con nosotros”, resaltaba Santander.

Tan lejos pero tan cerca a la vez, los formoseños tuvieron su momento en el Festival Nacional de Cosquín y la brisa del Pilcomayo se sintió más cerca que nunca.

“Fe y esperanza es el mensaje del formoseño para el país. Dejémonos de mirar a los que las cotorras parlanchinas quieren vendernos cosas y veamos el futuro desde donde nosotros podamos caminar. Con el verso ya no camina la Argentina. A la Argentina hay que hacerla cantando y trabajando con alegría, hacerla como argentinos. Ese es nuestro mensaje”, decía a FolkloreCLUB Jorge Santander, mientras el acordeón volvía a su fuelle, se doblaban nuevamente los trajes en el maletín y las luces del escenario ya alumbraban a otros artistas.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios