Notas
ENTREVISTA


14/09/2018

Vistas : 342

RECORDAR


“Van a haber muchos músicos en el escenario; los que me acompañaron en el disco y casi todos los invitados”, avisa Florencia Giammarche respecto del espectáculo que está armando para el 20 de septiembre, cuando presentará TalloVolar, su primer disco solista, donde mixtura una mayoría de canciones propias con otras de autores como Luis Alberto Spinetta, Raúl Carnota y Fernando Cabrera, entre otros.

Florencia formó por nueve años el trío Aymama (con Mora Martínez y Paula Suárez), con quienes recorrió los escenarios más importantes del folklore. Venía de formar parte de Yerba Buena (con Andrea Bazán), un dúo con el cual registró un disco y llegó a TalloVolar después de un camino que la coloca en un lugar de joven experimentada en la música popular.

“El disco se dio naturalmente, fue como una continuidad de Aymama. Empecé preguntándome muchas cosas con Javier, mi compañero en la vida y también en este proyecto. Juntos fuimos pensando los ejes temáticos del disco”, le cuenta a FolkloreCLUB.

“En este nuevo camino de hacer mis canciones fui encontrando diferentes matices, otros colores, otros paisajes y autores que admiro”, describe a TalloVolar.

Florencia pensó al disco a partir de conceptos. Y fue desde ahí que desenvolvió la letra y la música de sus temas. “Hay temas que están presentes en el disco, el amor, Lucecita, dedicada a mi hermana y yo le hice esta canción”. Presagio es una canción de amor dedicada a su padre. E incluyó Crisantemo de Spinetta con la voz del propio flaco, compuesta para homenajear a los desaparecidos del Colegio Carlos Pellegrini. También forman parte de TalloVolar Un gran regalo, una canción que habla de la amistad.

“El presente nos da la posibilidad de resignificar el pasado y construir el futuro. De eso habla la canción Paso a paso”, revela Florencia.
“El disco amalgama tierra y aire; el tallo es un eje que emerge de las raíces y hace un puente de donde crecen las flores. El disco sintetiza esto: se nutre de los orígenes, mira al mañana y habita un hoy que elige volar en libertad”, lo explica.

-No parece un disco hecho por una guitarrista.
-Haber estado nueve años en un grupo me dio una mirada que tiene que ver con la comunión de diferentes músicos y los matices de la canción piden a veces una preponderancia del bajo, del piano o del violín y hay que estar a disposición de la música. Además, no soy solo una guitarrista, soy una música completa.

-No lo decía peyorativamente, sino como una virtud; no te viste tentada de que la guitarra estuviera siempre por encima de todo.
-Haber estado durante tantos años en proyectos colectivos me ayudó a saber cuándo la canción necesita piano, cuándo guitarra, cuándo el violín.

  Folklore sin poncho 
Florencia le pone el oído a artistas que además de tener una estética valiosa acompañan con compromiso su camino. “Muchos le suman el compromiso que atraviesan como sociedad: Luciana Jury, José Luis Aguirre, Ramiro González. Tengo muchos referentes y variados: escuché música nacional por mi papá, pero admiro a Raúl Carnota, a Cuchi Leguizamón, a Atahualpa Yupanqui, al Negro Aguirre, a Juan Quintero, a Liliana Herrero y Mercedes Sosa, que son intérpretes que hacen propias las canciones que han querido cantar. No hay que ponerse las botas y el poncho para cantar folklore. Estos artistas tratan de darle una continuidad a esa mirada folklórica, pero con una nueva estética”.

  Músico e independiente 
“Los músicos independientes somos un poco manager también, sin dejar de poner la cabeza y el corazón en la canción. Ser un músico independiente es una decisión de vida, es un camino complicado, pero es el que quiero transitar. Elijo el repertorio, la estética, el decir y cómo lo puedo decir”, se planta.
No es difícil notar que a Florencia le duele el país. Se le nota en la voz. Responde a las preguntas días después de que el gobierno de Mauricio Macri disolviera el Ministerio de Cultura, bajándolo al rango de secretaría y, por supuesto, recortándole presupuesto. “La cultura está sufriendo como sufre todo el país”, sintetiza.

MÁS INFO:
El 20/9 a las 21 Flor Giammarche presenta “TalloVolar” en Hasta Trilce, Maza 177, CABA. Reservas en hastatrilce.com.ar con Julieta Lizzoli, piano y coros; Colo Belmonte, batería y percusión; Pablo Giménez, bajo, contrabajo;  Nora Sarmoria, piano; Pedro Rossi, guitarra y voz; Susy Shock, voz, Irene Cadario, violín; Victor Carrión, vientos; Bruno D’ Ambrosio, cello; Damian Verdún, charango y ronroco;  Fernando Banchio, clarinete; Jerónimo Peña, cuerda de tambores, Seba Sae, cornos, Natalia Cabello, segundo violín, Alba Mariela Meza, viola y Paula Pomeraniec, cello.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios