Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


Fotos: Paz Aner

13/02/2018

Vistas : 1722

RECORDAR


Los músicos tocaron ante un público por sobre todo heterogéneo, que colmó el patio el domingo 11 en pleno feriado de carnavales. Por más de una hora y media hicieron en conjunto los más reconocidos temas de cada uno, donde no faltaron Oración del remanso, Bandera o Hispano. 


Cerca de las 20, y con el sol poniéndose de fondo, fueron recibidos por el cálido aplauso de un público que los esperaba (en su mayoría) sentado en el piso mismo del patio, expectante de una noche que se percibía, sería única. Rápidamente los reconocidos artistas se ubicaron en las sillas al medio del escenario, escoltados por las guitarras, sus únicas acompañantes esa noche.

Silencio pleno fue el que reinó luego del saludo de rigor, pero enseguida llegaron los coros y primeros aplausos cuando sonaron “A pique”, o luego con “Cantar al viento” y “Coplas al agua”. Ya desde el comienzo flotaba en el ambiente la sensación de estar presenciando una noche icónica, no sólo por la calidad artística de ambos músicos, sino por estar viéndolos cantar a dúo.

“Es una canción inspirada en Don quijote de la mancha, más bien en Sancho”, dijo Juan entes de hacer “Últimas palabras de aliento” y luego Fandermole dedicó “Agua dulce” a Miguel “zurdo” Martinez, Chacho Muller y Anibal Sampayo, tres compositores que se inspiraban el río. Luego llegaron “Viejo cantor”, “Puerto pirata” y la entonada chacarera “La torcida” para despertar el primer gran aplauso de la noche.

En “Regalitos” una madre abraza a su bebé mientras lo amamanta, es que seguro ella como Juan, le dedica esas estrofas a su hijo “Guardaré para siempre y por si acaso bebe // lo más puro de mi vida // Un cantero de besos y de abrazos bebé // para verte florecida bebé” terminan una gran versión los músicos para el aplauso de ella y todos los presentes.

También sonaron en esa fresca noche de febrero “El amor y la cocina” e “Hispano”, clásicas melodías de Fandermole, pero que como todo lo interpretado ya parecía de ambos. “Es una inmensa alegría estar en este lugar tan acompañados, y un enorme privilegio tocar con Juan” dijo el santafecino antes de que el dúo haga una exquisita versión de la siempre coreada “Amapola” de Juan Luis Guerra.


Con “La luminosa” llegó el recuerdo de Raúl Carnota, quién le había puesto música a esa chacarera y en “Aquí está la marcha” sonó fuerte el estribillo, es que antes Quintero había dicho “estaría lindo que lo hagamos todos”. Un suspiro general llegó con los primeros acordes de “Cuando”, “y una ceniza negra, y una ceniza negra y una ceniza negra que se va...” terminaron cantando en común unión.

Para el final llegaría “Paloma” y luego, con todo el patio iluminado, entonarían “Oración del remanso”, pero la tan esperada canción no fue la primera vez que sonó allí, sino que ya la habían cantado a capella un grupo de espectadores desde la gran escalera del patio del Konex pasadas las 19, cuando unos tantos ansiaban empiece el concierto.

Ya con todos de pie fue el turno de “Bandera”, una composición que de acuerdo a las propias palabras de Jorge, es como una muestra de identidad de Juan Quintero. El público sabía que el concierto se terminaba, fue entonces que un largo aplauso dio pie a “Sueñero” y así se coronó una gran noche para la música popular.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios