Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA


06/01/2018

Vistas : 824

RECORDAR


En la víspera de la noche en la que según la tradición católica llegan los Reyes Magos, Jesús María ofreció una velada con la vigencia de los ritmos clásicos del norte de nuestro país, un sentido homenaje al Cura Brochero y más de 90 montas.

 50 años no es nada 
Apenas pasadas las 22 y con las butacas cercanas al escenario casi vacías, Los Carabajal abrieron la segunda noche de la edición 53 de Jesús María, el clásico festival cordobés. Lo hicieron con una con “Huellas”, una presentación en la cual intentaron resumir sus primeros 50 años como grupo representante de una familia insigne del folklore argentino. “Soy santiagueño, soy chacarera” fue el tema elegido para abrir. Sin falsas estridencias pero con la potencia neecsaria sonaron a patio de tierra cuando desataron una interminable cantidad de clásicos como “Cuando me abandone el alma”, “La Pucha con el nombre” y todos los clásicos santiagueños, “Desde el puente carretero”, “Dejame que vaya”, pero también “Juana Azurduy”.
Fue una hora de espectáculo en continuado, donde el cuarteto resumió medio centenario de vigencia musical.

En una presentación algo desprolija, el Indio Froilán González, maestro de luthiers en el arte de confeccionar bombos legüeros, diseñó el bombo del festival en vivo y en directo. Le dibujó el logo festivalero, lo cerró con cueros y terminó golpeando el parche. Llegó acompañado de una gran cantidad de entusiastas bailarines y bombistos en una especie de “Marcha de los bombos” que lo terminó encerrando sin que se pueda apreciar el detalle de su trabajo ni los presentes tuvieran la chance de verlo. Fue un espectáculo pensado para la televisión antes que para quienes pagaron la entrada. Lo acompañó desde el escenario un grupo que hilvanó chacareras como disparos y puso a todos a bailar en el campo de jineteada.

  Noche de brujas 
La continuidad tuvo a La Bruja Salguero, quien confirma cada vez su gran cualidad vocal y cómo puede ser capaz de ampliarse a repertorios menos festivos y más ligados a un mensaje profundo. Eligió arrancar con “Cuando tenga la tierra”, la joya de Daniel Toro y Ariel Petrocelli. También se fue hasta su La Rioja natal con “Chaya de los barrios” y aportó la hermosa “Estoy donde debo estar” (de Ramiro González), con piano y la guitarra delicada de Daniel Patanchón, entre otros temas de buena factura poética. Potente en la voz, La Bruja también puede decir con la caja chayera y el legüero. Redondeó una presentación con matices y también con potencia para quien quiera levantarse de la silla. “Este país lo vamos a hacer nosotros, no los políticos”, tiró antes de “Los amanecidos” (también de Ramiro González) y de la despedida con “Aves nocturnas”, todas de su disco “Norte”.

Marcelo Toledo, el hijo de Alito -segunda voz de Los Manseros Santiagueños- también formó parte de la segunda jornada festivalera como uno de los puntos altos de la noche. Pura esencia santiagueña, se le nota la tierra en “Gustito a mistol”, pero también todo su repertorio. Cantó en la previa, lo mismo que Carlos Ramón Fernández, el “Chacarero cantor”.

 Salta nochera 
Polo Román y Salta Trío subieron al escenario pasadas las 1.30 con un set de clásicos en los cuales resalta la imagen del ex Chalchalero, se nota la huella del grupo que Polo intentó resaltar. Apenas discreta la presentación, contó con la presentación de una niña salteña que acompañó algunas canciones. Fue la introducción a Salta, la provincia de la cual Los Nocheros pueden dar cuenta desde otra mirada.

“Vamos a cantar todas las canciones”, había dicho Kike antes de subir al escenario donde el grupo de la familia Teruel cantó las canciones que las chicas -y no tan chicas- fueron a escuchar. Cumplieron con eso antes unas 6000 personas que ya a esa hora (pasadas las 2) ocuparon el campo. Luego, desataron la fiesta en el público con Pim Pim, sus clásicos “Canto nochero”, “Boquita de luna”, la romántica “Voy a comerte el corazón a besos”, entre tantas otras, para el cierre de una segunda jornada que tuvo a Salta y a Santiago como amos y señores del festival cordobés.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios