Notas
NOTA DE INTERÉS


Fotos: Mariano Longo

13/07/2017

Vistas : 2303

RECORDAR


Ante la precarización laboral y las escasas funciones, que  los integrantes del organismo denunciaron públicamente el 9 de julio, marcharán hoy al Ministerio de Cultura. Hernán Nocioni, delegado de la institución dialogó con FolkloreCLUB sobre una realidad que preocupa.

La danza folklórica es uno de los pilares de nuestra identidad.  Por eso en nuestro país existe el Ballet Folkórico Nacional. Desde su debut el 9 de julio de 1990 en el Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires, bajo la dirección de Santiago Ayala y Norma Viola, es sin dudas uno de los cuerpos de baile más representativos de nuestras tradiciones.

Sin embargo, en un aniversario triste, el pasado  9 de julio, el organismo denunció, durante una presentación en Quilmes, que está en una situación crítica.

“El ministerio de cultura de la Nación está precarizando laboral y artísticamente a este prestigioso organismo, comprometiendo seriamente su normal funcionamiento”, expresaron.

Actualmente, relataron: “Estamos sin Director, sin subdirector y sin asistente femenino. Necesitamos con urgencia que se agilice el concurso del equipo directivo que venimos reclamando hace ya dos años. Se adeudan salarios del personal contratado. La programación de funciones es escasa. No hay presupuesto para el montaje de obras nuevas, como así tampoco para las reposiciones. Las condiciones edilicias deficientes”, enumeraron.

Por ese motivo, el Ballet marchará este mediodía al ministerio de cultura, ubicado en Alvear y Rodríguez Peña y, con el esperado apoyo de la comunidad, hará oír sus más que justas peticiones.

Tras hacer público su reclamo, en el día de hoy jueves, confirmaron que “mágicamente se firmó el concurso que necesitábamos para nombrar un director, aunque por los plazos esto se hará efectivo  en tres o cinco meses y el desorden se va a seguir generando” indicó Hernán Nocioni, delegado del ballet.
Y además le dijo a FolkloreCLUB: “Esto no resuelve la precarización laboral en la que nos encontramos, porque se puede nombrar a un director y que él mismo pase meses sin cobrar, como sucede actualmente. Hemos llegado a hacer ´vaquitas´ para ayudar a la gente a que coma. Llegamos al extremo de tener que pagarnos el sueldo entre nosotros”, relató Nocioni y detalló que a algunos integrantes se le adeudan entre dos y cuatro meses de sueldo y que en el caso del asistente masculino "se le ha llegado a deber un año".

 En una condición lastimosa para le agrupación que nos representa a lo largo y ancho del país, Nocioni puntualizó: ”No hay presupuesto para obras nuevas, ni reposición de obras viejas. Es lamentable porque hablamos del derecho a la cultura de la gente. Más allá de los derechos del trabajador, de que cada uno merece cobrar un sueldo digno, a la gente le están quitando la posibilidad de ver folklore. Este año llevamos solamente tres funciones. Y si se quita ese derecho se quita el derecho a la memoria, la identidad y a las raíces. Ese es el fondo de la cuestión”.

Asimismo, en un comunicado,  los trabajadores de la cultura revelaron: “Somos los propios integrantes quienes nos hacemos cargo de los gastos de insumos, como ser; telas para vestidos, confección de sombreros, equipo de sonido, cintas de tapete, artículos de limpieza, entre otras cosas. Es necesario que el Estado conceda a los bailarines una jubilación acorde a nuestra actividad. Teniendo en cuenta el deterioro físico que ocasiona está profesión. Les pedimos que nos apoyen, este es el ballet de todos los argentinos, es nuestra cultura, son nuestras raíces y nuestros derechos”.

Nocioni, quien pertenece  al organismo hace catorce años, reiteró: “Tratamos de hacer visible nuestra situación, porque más allá de avasallar contra nuestros derechos, le están sacando a la gente el derecho a la cultura, que es un pilar fundamental de la sociedad”, remarcó y añadió: "Contamos además que no estamos parando ninguna actividad. Nuestras medidas no son en nuestro horario de trabajo y además realizamos todas (las escasas) funciones que tenemos".

Para cerrar, subrayó: “El folklore nos identifica como nación, mantiene nuestras raíces, nuestra memoria. El ballet tiene como una de sus funciones difundir el folklore por el país. En ello llevamos nuestra bandera, nuestro himno. Es por nosotros y por las generaciones que vienen, es por cuidar este espacio que es sagrado”.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios