Notas
CRÓNICA EXCLUSIVA

La súbita muerte del cantautor mendocino sacude al mundo del folklore, que expresa su pesar y conmoción.


Fotos: Eduardo Fisicaro

09/07/2017

Vistas : 2860

RECORDAR


Desde hoy, una estrella más ilumina el cielo y deja su huella imborrable en la tierra. Jorge Marziali abandonó su cuerpo hace pocas horas y el universo de la música popular se tiñó de luto.

"Con inmenso dolor despedimos a mi gran amigo Jorge Marziali. Trovador, juglar y referente de la Música Popular. Buen viaje, buena gira", escribió Diego Gareca, secretario de cultura de Mendoza, quien confirmó el hecho en Twitter.

Nieto de inmigrantes italianos y criollos con varias generaciones en la región de Chile y Cuyo, en 1972 Marziali editó un EP con cuatro obras mientras estudiaba Ciencias de la Comunicación. Fue redactor de la agencia "Clarín" en Mendoza  y de "El diario".

En 1976 se radicó en Buenos Aires y se desempeñó en el área de Educación de "Clarín", además  de dirigir una página sobre música popular en el mismo medio.

Con el regreso de la democracia, edita su primer disco bajo el título de "Como un gran viento que sopla". Sus obras "Este Manuel que yo canto" (dedicada a Manuel Castilla) y "Coplas de la libertad (con versos de Daniel Giribaldi) son piezas inolvidables  y profundas de su prolífico cancionero.

Autor de obras hondas como  "El niño de la estrella", dedicada al Che Guevara, "Cebollita y huevo", "Los obreros de Morón", "El Cuchi musiqueador" y  "La Sixto violín" -junto a Raúl Carnota-, el aporte de Marziali a la cultura es indudable.

Enumerar su carrera, de extensas décadas,  no apaga la tristeza que sacudió al mundo del folklore: escritor, actor, compositor, incursionó en la música infantil y rescató a grandes como Zitarrosa, Tejada Gómez y Chabuca Granda, entre otros.

 UNA PARTIDA INESPERADA 
La sorpresa fue tal,  ante la inesperada partida,  que cantoras como Luna Monti o Florencia Dávalos solo pudieron manifestar su tristeza llamándose a silencio. Teresa Parodi, conmovida  por la noticia, expresó: “Jorge compañero querido, Jorge hermano de caminos y sueños, Jorge poeta y cantor de los sentires del pueblo aquí te estamos nombrando con la voz entristecida y la guitarra doliente,  pero te estamos nombrando también en la lucha que continúa por una Patria más justa con vos a nuestro lado. No hay adiós para este cariño que nos dejaste adentro. Jorge, mendocino amigo, todo esto que te escribo lo supiste siempre. Por eso nunca, ni por casualidad, te hiciste el distraído. Hasta la Victoria siempre”, recalcó.

Por su parte,  el poeta Bebe Ponti describió: “Me desperté y mientras miraba noticias y comentarios por la red, me llegó un mensaje que me dejó helado, ‘Estoy apenada, murió en Cuba Jorge Marziali’. Inmediatamente se me vino a la mente la letra de un Canción del Tucumano, Chichí Costello, ‘Cuando se muere un cristiano’; y me detuve en una de su estrofa para recordarlo mejor, para quedarlo en la belleza, para no dejar que el olvido meta sus patas de huesos en el dolor, porque Jorge Marziali era un trovador tan exquisito como un zorzal en la luz de la eternidad. Por eso quiero decirle no te fuiste estás aquí: Cuando se muere un poeta/ Solloza el cañaveral/ Quedan sin luz los lapachos/Y sin agua el manantial... ".

La súbita muerte del mendocino –a causa de un infarto-  en tiempos de las tecnologías 3.0, fue tendencia en Twitter. Muchos plasmaron allí o en otras redes, palabras de notable pesar. Así, Víctor Pintos escribió: “Murió Jorge Marziali, en Cuba, esta madrugada. Cuánto Dolor”. Silvia Majul, por su parte, confesó “estamos destruidos”, Teresa Difalco afirmó: “qué tristeza enorme tener que despedirte”, Jorge Nacer, Marcela Passadore y otros se tomaron un tiempo para recordarlo de la mejor manera: con canciones.

En el día de la Patria, en el día del natalicio de Mercedes Sosa, aquel que le cantó a los desclasados, se fue a celebrar con “La negra”. Como siempre, todo lo que se diga ante la muerte no alcanza, como siempre los artistas, enormes, como Jorge Marziali, quedan sembrados en el corazón del pueblo, en cada acorde, en cada verso, en cada canción. Así, con su música, se convierten en lumbre que alumbra a quienes sufren su partida, que abriga en cada fogón repleto de canciones.


Comentarios

Registrarse



Ingreso de usuarios